Archivo por meses: marzo 2013

NOVENO Y DÉCIMO DÍA: El cóndor pasa.

DSCF1321

El cóndor volando sobre el cañón de Colca (Foto: Eduardo Seva)

La temperatura es de 18º a las nueve de la mañana. Yura, cercano a Arequipa, como suele ser habitual en las grandes capitales, es un poblado fantasma, abandonado en su mayor parte por la caída de la industria que años atrás se instaló allí. Sólo queda la actividad oscura y gris de una gran cementera y que mantiene su actividad debido a la cercanía de las puzolanas, materia prima y rica en cobre, estaño y plata, indispensables para fabricar el cemento.

Acaba la fábrica y aparece un desierto, con una pequeña agrupación de casas; se acaba la agrupación de casas y vuelve a aparecer el altiplano, cambiando el color gris puzolánico por el verde ya que la presencia del río Yura riega el altiplano y lo llena de arbustos. Al fondo el volcán Chachany, durmiente con sus  cumbres nevadas, avisa que cualquier día puede despertar. Sigue leyendo

OCTAVO DÍA: Esperando al Cóndor.

Hoy, 28 de marzo, es un día de transición. Seguimos en el hotel “Inkanto”, cercano al Ovalito de Vallecito, disfrutando de la hospitalidad Arequipeña. La gente de Arequipa es extremadamente amable, como han sido todos los que hemos tratado aquí, en Perú.

0hLDMQuF_b2x8Hm6KcwPq5gI7apSNXtls4IFPjWVdRE

Una esquina colonial de la calle de la Merced

E8VrQcv7fikw_Gw2DvP6hLEHGMATmhabJC49ggCJQNw

Junto a la Plaza de Armas, la calle de San Francisco nos lleva a la Iglesia de San Francisco de Asís (Foto: Eduardo Seva)

QnO7eLj3Kl9CvoPIq-p5hmKtdXTpSunyJCUfuhvNGtw

La antigua casa del gobernador de Arequipa. (Foto: Eduardo Seva)

Esta mañana, Eduardo se acerca a un policía solicitando una información, el agente de la autoridad le pide que le acompañe y juntos marchan a la oficina de turismo, el policía regresa. Gianumberto y yo, al observar que Eduardo se retrasaba, le pedimos al agente que nos dijese dónde había llevado a nuestro amigo, el agente contestó: “Estaré encantado de acompañar a nuestros amigos españoles a la oficina de turismo” y nos acompañó. Toda la gente muestra su amabilidad y es muy respetuosa. Siempre con una sonrisa y siempre hay excepciones, con un tremendo cariño hacia los ciudadanos españoles.

El hotel Inkanto está compuesto de planta baja y primer piso. En el primer piso dispone de una terraza muy bien decorada y al aire libre. Es en dicha terraza dónde desayunamos todos los días. El único defecto atribuible a la gastronomía peruana es la ausencia de un aceite de oliva digno de esa mención. El desayuno es muy simple: zumos naturales de papaya, mango, piña y naranja, tostadas con mantequilla

y mermelada, jamón dulce (nuestro jamón de york), pan tierno y caliente y huevos pasados por agua. Un “matesito de coca” y café con leche. El café es americano, es decir, nada de expreso o fuerte; te puedes tomar tres o cuatro sin problemas. Solemos desayunar a las siete de la mañana pues en estas latitudes y a estas alturas del otoño austral, el sol se levanta temprano, prácticamente a las cinco de la madrugada es de día.

Sigue leyendo

Y EL SÉPTIMO descansamos en Arequipa.

3uujijkAIFTxNIjFBcotSYBgWeFSSVWtfONXvX9DpQ0

La avenida de la Merced, calle colonial española. (Foto: Eduardo Seva)

Querido amigo Joaquín Alonso: Te echo de menos en este viaje y te deseo larga vida para que me sigas dando tus buenos augurios. Efectivamente, hemos bajado únicamente a 2.300 metros sobre el nivel del mar y me encuentro perfectamente. En lenguaje coloquial: “como una moto”, notando mis excesos de hematíes y sin ningún cansancio ni agobio. Asimismo los “caminos al Averno” de Virgilio, ni el descenso al infierno de Dante, no eran suficientes para explicar los sueños que teníamos cuando el aire enrarecido nos generaba apneas durante las pesadillas e irrealidades vividas en el sueño reparador, es decir que ni era sueño ni reparaba; un duermevelas desesperante. Esto, querido lector, lo cuento por si decides venir a estas tierras altas o “highlands”. No se te ocurra trasladarte desde cotas bajas (Lima) a cotas altas (Cusco, Puno u otras ciudades del altiplano) con avión pues seguro que tendrás un malestar insoportable durante varios días. Es conveniente hacerlo en autobús cama con el fin de aclimatarte poco a poco y tomar mucho “matesito coca”.y si la cosa es más seria te confieso que Roger, nuestro guía en el lago Puma Gris nos recomendó “matesino muña”, una variedad similar a la hoja de coca pero con resultados mucho más espectaculares. Sigue leyendo

SEXTO DÍA. El lago Titi Caca y sus islas flotantes

La bahía de Puno con la lenteja de agua en la superficie del lago Titicaca (Foto: Eduardo Seva)

La bahía de Puno con la lenteja de agua en la superficie del lago Titicaca (Foto: Eduardo Seva)

Ayer noche, hablo del día 25, recién llegados a Puno tras el viaje por el altiplano Andino, el Dios de la lluvia lloró sobre la capital departamental de Puno. Los últimos estertores de la temporada veraniega de lluvias, no olvides querido lector, que estamos entrando en el otoño puesto que hace unos días se celebraba el equinoccio de otoño, es decir, el sol se encuentra en su punto medio de lejanía o cercanía de la tierra. Buscamos el arrimo de una buena pizzería y nos dirigimos a “El Búho“, recomendada por Fabián, el conserje del hotel Casona Plaza, uno de las más elegantes de Puno. Hasta el propio GianUmberto Caravello reconoció que las pizzas eran muy buenas. La bebida fue una cerveza, “Cusqueña“, que está deliciosa. Al hotel a dormir es un decir, pues los más de cuatro mil metros de altura generan una gran cantidad de apneas que te impiden descansar.

Las gaviotas del sur descansan plácidamente en el lago Puma Gris (Fotografía Eduardo Seva)

Las gaviotas del sur descansan plácidamente en el lago Puma Gris (Fotografía Eduardo Seva)

A las cinco y veinte de la madrugada ya escuché a Eduardo Seva caminito del cuarto de baño; a las siete ya estábamos desayunados y prestos a realizar nuestra incursión en el lago Titi Caca que en Quechua significa Puma Gris. El lago posee un millón de hectómetros cúbicos de agua dulce y su profundidad máxima es de 287 metros. Jacques Yves Cousteau estudió la fauna del lago y encontró en las profundidades una rana gigante con 25 centímetros de la cabeza a la cola, bueno las ranas no tienen colas, pero ya me entienden. Sigue leyendo

QUINTO DÍA. El Altiplano salvaje; de Cusco a Puno

DSCF1145

Fachada de la Iglesia de San Pedro en Andahualiyas

Ayer estuvimos estuvimos cenando en la Plaza de Armas de Cusco, en el restaurante Don Marcelo. Probamos un Malbec de Mendoza y carne de Perú con salsa que directamente se mandó a los corrales. Primer contratiempo gastronómico con un país que, leyendas y marketing aparte, se nos envuelve en un halo de la segunda mejor cocina del mundo. Temprano nos fuimos al hotel “Villa Hermosa” y nos acostamos pronto.

DSCF1118

Una calle de una típica localidad de la ruta Quechua

Me ha llamado la atención la forma que tienen los peruanos del interior de trasladarse de un lugar a otro. No es extraño ver personas caminando por las carreteras, de un pueblo a otro; no es extraño observar en los pueblos por los que pasábamos, muchas personas esperando. Esperan que pase una “vanette” o un microbús para que los lleven al pueblo siguiente. Cuando íbamos a Machu Picchu, a las cuatro de la mañana, era un río de personas caminando por los arcenes, unas volvían de las fiestas del pueblo contiguo y otras, pásmense, estaban haciendo deporte corriendo a esas horas por la carretera. Me lo ha confirmado el guía del autobús que tomamos esta mañana: “Mire usted, yo me levanto a las cuatro y media de la mañana y a las cinco ya estoy trotando (corriendo en español peruano)  durante una hora”.

Sigue leyendo

CUARTO DÍA: Machu Picchu. Visitando a los dioses

DSCF0992

Un gran angular de Machu Picchu desde la cabaña del guardián

El silencio envolvía la habitación del hotel Villa Hermoza de Cusco. Abrí los ojos y miré la hora, el reloj marcaba las 2.30 de la madrugada. Apenas tres horas antes nos habíamos acostado tras las 22 horas de viaje Lima Cusco. Johner, los nombres aquí son muy complicados, puedes encontrador desde Whiler hasta Edisson, Wilson y demás, nos había citado a las tres y media de la madrugada en la puerta del hotel para trasladarnos a Machu Picchu, la ciudad sagrada de los Incas. La ciudad sagrada situada únicamente a 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar pero con un magnetismo que esperábamos sentir.

DSCF1129

El profesor Caravello y Juan Navarro comentando los aspectos de la cocina cuzqueña

Sometidos a la dictadura de las agencias de viaje; no viene con nosotros nuestro querido Joaquín Alonso que se encargaba de encontrar el camino siempre, “Juan, si existe un camino lo encontraremos, lo dijo Aníbal hace muchos siglos”, una Vanette Nissan nos llevó durante dos horas, desde Cuzco a Ollantaytambo, una pequeña agrupación de casas en torno a la estación del tren que promovió un senador de la República de Perú, en 1911. Los vagones de época, la vía única y sin electrificar y la máquina de gasoil similares a la que arrastraba el “Limón Exprés” en nuestro “Trenet” alicantino. Sigue leyendo

TERCER DÍA.- Cruzando los Andes

DSCF0932

Recuerdos de la presencia española en Lima

La plaza de Armas de Lima era el centro de toda la actividad administrativa y militar del antiguo Virreinato del Perú. Recogían la experiencia de la “Centuriación romana” que consistía en calles ortogonales cruzándose unas con otras. Actualmente la plaza es el centro de Lima con la Catedral en cuya capilla se guardan los restos de Francisco Pizarro; el palacio del Presidente de la República y una fuente central que, dice nuestro guía, es el único recuerdo atribuible a Francisco Pizarro.

Las calles aledañas nos muestran los edificios construidos por los españoles durante el siglo XVI. Algunos de ellos están restaurados y de una forma espectacular, con unas puertas de madera exquisitamente labradas. “Vinieron artesanos españoles a restaurar este edificio: herreros, carpinteros y albañiles”, afirmó nuestro guía.

Sigue leyendo

SEGUNDO DÍA. Lima y la Plaza de Armas

Querido lector, Lima es una ciudad amable, en un país con más de treinta millones de habitantes y con seis millones viviendo en su término municipal. Esta mañana, como siempre que estamos en América, nos hemos levantado muy temprano pues en América el personal madruga. A las seis nos levantamos y a las nueve nos recogía nuestro guía Luis, para llevarnos a recorrer Lima.

Desde el barrio de Miraflores, hasta el centro de la ciudad, pasando por el Pacífico que se abre en un bahía que el municipio intenta restaurar. Perdona, querido lector, que no te ofrezca ninguna fotografía pero es imposible puesto que salimos hacia Cuzco, la capital del imperio Inca y no tenemos tiempo para cargar las fotografías, pero prometo que en unos días estarán las fotos de la plaza de armas, y otros rincones del pasado colonial con la presencia española y con la fuente situada en el centro de la Plaza que, según nuestro guía, es lo único que queda del recuerdo de Francisco Pizarro. Sigue leyendo

PRIMER DÍA. De Madrid a Lima

DSCF0913(1)

Masas nubosas sobre el Amazonas

A las 13.30 del martes 21 de marzo de 2013, rodaba por la pista número 4 del aeropuerto internacional de Barajas, el Airbus 340-600 del vuelo de Iberia 6651 Madrid – Lima. El viaje tiene una duración de 12 horas y se cumplió escrupulosamente el horario. A la una y media de la madrugada en España, siete y media de la tarde en Lima, aterrizaba el Airbus en el aeropuerto de la capital de Perú. Un viaje de 12 horas en un espacio reducido es, forzosamente, agotador, sobre todo cuando han pasado las primeras seis horas, pero desde el avión pudimos observar en toda su majestuosidad, primero la desembocadura del Orinoco y posteriormente la conjunción de dos afluentes con su río madre: El Amazonas. Aquello sirvió para que durante varias horas estuviésemos absortos en la contemplación de tales maravillas y se nos pasasen varias horas sin apenas darnos cuenta. Sigue leyendo

VIAJE A LOS ANDES, De Lima a Punta Arenas

The road is long

La carretera, en las grandes praderas, es larga y solitaria. Estado de Arizona, Estados Unidos 2.011

PREPARATIVOS DEL VIAJE.-

Desde hace varios meses, estamos preparando el viaje. Todavía disfrutamos con los recuerdos de nuestro viaje a las grandes praderas, en Estados Unidos, recorriendo ocho mil quinientos kilómetros desde Nueva York a San Francisco, y cuya narrativa viajera tuvieron oportunidad los lectores de LCV a través de nuestras crónicas diarias en el blog: Viaje a USA, Juan Navarro”.

Comenzamos una nueva aventura para gozo y disfrute de todos; nosotros debido al indudable interés por conocer las maravillas que la naturaleza nos ofrece en la parte sur del continente americano, en este caso más bien colombino, y no podemos obviar, la satisfacción que nos produce que los lectores de LCV nos sigan a través de nuestras crónicas y sus posteriores comentarios. Sigue leyendo