DÉCIMO QUINTO DÍA: La Serena, balcón del Mediterráneo Chileno.

DSCF1461

La pequeña `playa de Caldera, al lado de su puerto pesquero (Foto: Eduardo Seva)

Bien, querido lector, salimos de San Pedro de Atacama y como dijimos en el anterior comentario, el desierto minero nos envolvía. Cuando llegamos a la ciudad de Diego Almagro, dedicada al fundador de Chile, conquistador del virreinato del Perú con Francisco Pizarro y colaborador de Núñez de Balboa, comenzamos a observar un cambio en el paisaje. Las montañas andinas, hasta entonces cubiertas de arena debido a la erosión, cambiaron por completa y fueron recubriéndose, poco a poco, de una ligera capa arbustiva lo cual nos indica que estamos cambiando de bioma, que en lenguaje académico significa un conjunto de ecosistemas; podemos afirmar que el bioma contiene varios ecosistemas en su interior.

Llegamos a Caldera, un lugar muy bonito, sencillo y amable, que tiene un puerto pesquero que nos recordaba a Campello o Santa Pola en los años sesenta y nos dedicamos durante la mañana a recorrer el puerto. Observamos unas gaviotas muy pequeñas que aquí denominan “Gaviotas de Franklin”, pero realmente nos impresionó observar a los pelícanos, semi domesticados en los puertos pesqueros de la costa chilena puesto que la comida es suficientemente abundante para que se instalen en los alrededores y disminuya sus necesidades cazadoras. El puerto estaba rodeado de desierto y de montañas de origen volcánico.

Los bancos están siempre llenos de personas, con colas como en España y es curioso que, únicamente en el Banco Estado, cambian moneda extranjera. En el resto de la banca chilena, es necesario tener una cuenta corriente para disponer del servicio de cambio de divisas. No existe cobro de comisión por dicho servicio y el contravalor de un euro es de 600 pesos chilenos aproximadamente. La moneda extranjera aceptada es el euro y el dolar, no aceptándose la libra esterlina, el yen o el franco suizo.

DSCF1465

Las barcas de pesca abarloadas en el puerto de la Caldera (Foto: Eduardo Seva)

La gastronomía chilena se basa fundamentalmente en la carne y en las ensaladas. Esta noche, en La Serena, balcón del mediterráneo chileno, hemos cenado en la Casona del Guatón, atendido por Luis y por Marcela, que nos han preparado un asado de pollo, bife y demás especialidades chilenas. Las “·papas” o patatas sureñas, con unos choricillos y algo similar a nuestras morcillas de La Nucía. El pan es muy blando y no se asemeja a nuestras barras de pan; para disponer de un pan similar al nuestro, es necesario acudir a los establecimientos donde indican un cartel: “pan amasado”. El vino chileno es conocido en todo el mundo y ayer, como le dije, querido lector, tuvimos la oportunidad de degustar una variedad “carmemère” que era conocida anteriormente como Merlot. Uno de los vinos más conocidos es el “Casillero del diablo”, que no está nada mal, pero tampoco hay que magnificarlos. En ocasiones pecan de un ligero embocamiento y en otras ocasiones no tienen el envejecimiento y redondez suficiente. Pero como ecosistema mediterráneo que es, puede presumir de vinos de una calidad aceptable.

DSCF1467

Solaz esparcimiento del pelícano en las aguas tranquilas del puerto (Foto: Eduardo Seva)

DSCF1497

El zorrillo del desierto al lado de la valla que separa el entorno de la autopista del resto del deprimido sistema (Foto: Eduardo Seva)

La distancias en Chile son enormes y no es nada extraño recorrer mil kilómetros. Entre Caldera y La Serena, la distancia es de 600 kilómetros de desierto hasta Diego Almagro.La ciudad es mucho mas chica que Alicante; podemos calcular unos 60.000 habitantes censados, aunque por su carácter turístico, en verano, que acaba de terminar, suele contar con unos trescientos mil. La costa es virgen, amable y agraciada y todavía el urbanismo no ha hecho estragos en ella.

Observando el desierto circundante a la carretera, nos dimos cuenta de la presencia de un zorrillo del desierto. Bajamos del coche y nos acercamos; en ningún momento se sintió molesto por la presencia nuestra, únicamente cuando estábamos a unos metros de él, se dio la vuelta y se marchó. Venía a comer los desperdicios de los camiones que cruzan esta carretera.

Esta ciudad marca el inicio de una convivencia entre lo mediterráneo y lo anglosajón. Ciudad de corte colonial, con calles ortogonales, es decir calles rectas y con edificaciones anti sísmicas de planta baja, a lo sumo primer piso. Algunas casonas conservan las puertas y soportales y patios típicos españoles con mezcla de alguna variación inglesa.

DSCF1489

Identificativo de la línea férrea que arribaba a La Caldera hace ya bastantes años y simboliza parte de la entrada al puerto perquero (Foto: Eduardo Seva)

La ciudad es un caos hasta las seis de la tarde; el transporte público se limita al taxi, como en toda suramérica y microbuses privados que van parando a petición de los clientes. Cuando el microbús, se llena ya no para hasta su destino.

DSCF1481

El azote al gremio pesquero también ha llegado a estos pueblos costeros donde el sector turístico está entrando con fuerza (Foto: Eduardo Seva)

Bien querido lector, esta tarde hemos recibido, en el hotel Cid, que recomiendo por su calidez y familiaridad y desde cuyo jardín estamos escribiendo crónica, al Profesor Antonio Pastor que salía ayer desde Alicante. A pesar del problema del cambio de horario, ha estado hasta hace unos minutos con nosotros. Él y Caravello se retiran a sus aposentos, nosotros, El Profesor Seva y este cronista seguimos disfrutando de la noche mediterránea en el hemisferio sur y con un cielo lleno de estrellas. Una agrupación de ellas brilla con luz propia: La cruz del sur adorada por los Incas y que estamos observando y queremos compartirla contigo, querido lector.

Buenas noches en Chile, buenas tardes en Perú, donde comenzamos hace ya quince días nuestra aventura americana y buenas madrugadas en España.

 

 

3 pensamientos en “DÉCIMO QUINTO DÍA: La Serena, balcón del Mediterráneo Chileno.

  1. Giovanna Caravello

    Mi sembra che ora vi troviate in una situazione climatica e civile molto più confortevole.
    La Serena da l’impressione di una cittadina molto graziosa.. Insomma siete passati dall’inferno desertico alla villeggiatura da signori.

    Hola Profesor Antonio Pastor!
    Chissà se è un caso che Antonio sia arrivato proprio dove la civiltà riprende… ;-))

    Ma il prof. Caravello è così stanco da andare dritto a letto, incurante di un indicibile cielo stellato mai visto prima, in cui brilla la croce del sud che mi fa rabbrividire solo a pensarci, forse quelle stelle che Dante in qualche modo vide (o immaginò, che nel suo caso è lo stesso):
    “e vidi quattro stelle
    non viste mai fuor ch’a la prima gente.
    Goder pareva ‘l ciel di lor fiammelle:
    oh settentrïonal vedovo sito,
    poi che privato se’ di mirar quelle!”

    Caro Cardenal, ti sono sempre grata di questa bella cronica e ti ammiro anch’io, come i tuoi amici di Alicante, perché, dopo giornate estremamente faticose, trovi la forza, il tempo e la volontà di raccontarci con grazia e freschezza le vostre avventure, di renderci partecipi e sentirvi così molto meno lontani.
    Grazie ancora anche a Eduardo per le belle foto, che simpatico lo zorrito!

    Spero vi fermerete più di un giorno a riposare.
    Sarà certo una bella giornata.
    Qui, tanto per cambiare, piove..

    Ciao!

    Responder
  2. Lolines

    Bueno ya parece que volveis a la civilización o eso parece. la Serena debe ser muy agradable y ahora ya sois uno más para compartir experiencias. Suponemos que habrá llegado bien Antonio Pastor y estará contentisimo de estar entre vosotros. Os falta mucho para llegar a la capital o vais directos a Bariloche.? Aquí ahora mismo está lloviendo a cántaros pero ha salido un sol extraño siendo más de las ocho de la tarde y un arco iris impresionante. Rezo para que mañana salga el sol . Está cayendo mucha lluvia, viento y en definitiva tiempo cambiante que es lo suyo…. pero ya se anuncia una primavera esplendorosa. Para cuando llegueis estará en su apogeo. Desde Sant Joan d,Alacant un beso a todos y seguid contandonos vuestras peripecias. De algún modo y con mucha imaginación parece que nosotros viajamos tambien.

    Responder
  3. El tete

    ¡Bienvenido profesor Antonio Pastor!. Seguro que su llegada supone savia nueva al trío de aventureros con tantos kilómetros a cuestas. Bueno, jóvenes ya estais en Chile, y no puedo resistirme a dedicar un recuerdo emocionado para el, en mi opinión, gran presidente, gran patriota y ser humano, Salvador Allende. Afortunadamente hoy se vuelve a pasear la democracia por “… sus avenidas…”. Esta tarde hemos repasado con los nenes en un mapa vuestro recorrido y lo que queda todavía, situando lagos, ciudades, desiertos, etc. (un buen ejercicio práctico de geografía), os siguen como si estuvieran leyendo un libro de aventuras ¡¡qué felicidad ser niño!! Un abrazo a los cuatro

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*