DÉCIMO TERCER DÍA: Desde las termas al salar de Atacama. Una forma de bajar al infierno.

El agua fluye desde las entrañas de la tierra a más de 38ºC (Foto: Eduardo Seva)

El agua fluye desde las entrañas de la tierra a más de 38ºC (Foto: Eduardo Seva)

¿Se imagina usted, querido lector, una torrentera con un desnivel de más de 30 metros y con varios remansos, que ofrecen un caudal de más de 50 litros de agua por segundo, a una temperatura de 38º C, creando una ribera de plumíferos, plantas ornamentales, musgos, que acompañan el cauce natural de un río que naciendo en las entrañas de la tierra y en contacto con las rocas calientes de esta zona volcánica, a 3.670 metros de altitud forman lo que llaman las “Termas de Puritama“, terminando en San Pedro de Atacama, que es un oasis similar al sahariano, de muros de adobe, calles sin asfaltar y comercios inacabables, una trampa para el turista y no recomendable para los amantes de los espacios naturales y la soledad.

Los "cardones" del desierto, unas cactáceas de gran porte y dureza que se utilizan hasta en la construcción (Foto: Eduardo Seva)
Los “cardones” del desierto, unas cactáceas de gran porte y dureza que se utilizan hasta en la construcción (Foto: Eduardo Seva)

Nos encontramos en San Pedro de Atacama, lugar desértico, polvoriento, ocre y con una temperatura que oscila entre los dos grados sobre cero de madrugada y los treinta grados a mediodía, con una sequedad absoluta, como afirmaba en el comentario anterior. Estamos a pocos kilómetros de la frontera con Bolivia y apenas a cien kilómetros de la frontera argentina. Hacia el norte nos encontramos con el cañón de Guatín y las termas de Puritama. El cañón de Guatín no merece la pena visitarlo pues es el resultado de una pequeña falla geológica que no hubiese llamado la atención al profesor Pina, pero las termas de Puritama son otra cosa.

Un torrente de caudal considerable emerge de las entrañas de la tierra a 38 º C de temperatura y se desliza hacia varias lagunas pequeñas rodeadas de una gran vegetación y ésta, a su vez, rodeada del desierto extremo. El Ayuntamiento de San Pedro ha realizado unas obras de adecuación para los bañistas. Existen ocho lagunas cuya temperatura del agua disminuye conforme se aleja del nacimiento y que sirven para un baño relajante. El visitante dispone de unas cabañas para dejar la ropa e incluso es posible solicitar avituallamientos para disfrutar de un entorno único.

La luna es la reina y señora de los cielos de los salares de Atacama (Foto: Eduardo Seva)

La luna es la reina y señora de los cielos de los salares de Atacama (Foto: Eduardo Seva)

Más arriba de las termas, se encuentran los géyseres del Tatio, que no hemos visitado pues debíamos recorrer más de 90 kilómetros, prácticamente en la frontera con Bolivia. El acceso es muy complicado y abrupto con pistas de zahorra multi bacheada que destrozan los sistemas de suspensión de los vehículos. Preferimos visitar los salares del sur de San Pedro.

El volcán de Licáncabur preside toda la bajada hasta el salar (Foto: Eduardo Seva)

El volcán de Licáncabur preside toda la bajada hasta el salar (Foto: Eduardo Seva)

Tomando la ruta de Socaire y Toconao, nos encontramos, a pocos kilómetros de San Pedro, una desviación que nos lleva a la laguna Céjar, una pequeña charca de agua altamente salina y de un azul intenso, rodeada de un halo blanco de salitre, cloruro sódico y potásico fundamentalmente. Siguiendo la pista de zahorra, y a quince kilómetros de esta última laguna, se encuentra la laguna de Tebinquiche, y visitando antes dos pequeñas pocitas parecidas a los “Chenotes” mejicanos. Allí comprobamos que el nivel freatico de la zona, es decir, la profundidad a la que se encuentra el agua salada, era de un metro y medio por debajo de la superficie. En las pocitas encontramos una focha que para los no iniciados como yo, confundimos con los patos aunque de color absolutamente negro.

Abrazo natural pero mortal de una planta parásita a esta leguminosa arbórea (Foto: Eduardo Seva)

Abrazo natural pero mortal de una planta parásita a esta leguminosa arbórea (Foto: Eduardo Seva)

Abandonando dichas formaciones lacustres, pequeñas y probablemente artificiales, nos dirigimos hacia la espectacularidad de la laguna del Tebrinquiche. Una inmensa costra de sal, de absoluta pureza blanca, que cegaba la vista y que se extendía hasta el confín del horizonte. Dicha inmensa costra de sal estaba rodeada de volcanes y nevados. El vulcanismo de la zona es el responsable de las aguas termales de la zona y del arrastre masivo de sales a la laguna del salar de Atacama.

De vuelta a San Pedro, la temperatura ya alcanzaba los treinta y seis grados centígrados, calor seco, cegador, agobiante y  que rompe las mucosas, calor que aprovechan las moscas para salir a realizar su labor de molestar al prójimo nuestro. En la fotografía anterior, podemos observar una leguminosa de gran porte abrazada por un parásito que prácticamente la ha devorado, muriendo la leguminosa junto a su parásito en un macabro ritual que nos muestra como es la vida natural en condiciones tan adversas.

Panorámica del salar de Atacama (Foto: Eduardo Seva)

Panorámica del salar de Atacama (Foto: Eduardo Seva)

El espectáculo era irreal con las costras de sal en un suelo exento de cualquier tipo de vegetación, acompañado por un cielo limpio y de un intenso azul que daña la retina y con una total ausencia de nubes que presumiesen algo de vapor. La luna como espectadora de lujo en este espectacular infierno. Querido lector, no podrá encontrar en cualquier fotografía que le ofrecemos en estos relatos, sobre el desierto de sal de Atacama, algún rastro de nubes.

Las costras de sal emergen espontáneamente entre los arbustos que luchan por sobrevivir. (Foto: Eduardo Seva)

Las costras de sal emergen espontáneamente entre los arbustos que luchan por sobrevivir. (Foto: Eduardo Seva)

Volvimos a nuestro especial hotel, “Eco camping el Domo de los Abuelos”, cuyas habitaciones son como “igloos” de adobe pero que mantienen el frescor cuando fuera la temperatura es alguna decena de grados superior.

Hoy dormiremos pronto, vamos a cenar a San Pedro; estamos distantes dos kilómetros. Mañana nos espera una dura jornada de traslado con más de 1.400 kilómetros hasta llegar a La Serena, pero eso es lo que tiene Chile. No sólo en el continente americano las distancias son terribles sino que Chile es una franja costera con más de cinco mil kilómetros de norte a sur.

No había nadie. La cámara en el techo del vehículo hizo realidad esta toma (Foto: Eduardo Seva)

No había nadie. La cámara en el techo del vehículo hizo realidad esta toma (Foto: Eduardo Seva)

Buenas tardes en San Pedro de Atacama, donde la temperatura comienza a bajar, buenas noches en España

 

7 pensamientos en “DÉCIMO TERCER DÍA: Desde las termas al salar de Atacama. Una forma de bajar al infierno.

  1. El tete

    ¡¡Por fín!! ya tenemos una foto de los tres que certifique vuestra presencia como unos astronautas -sin trajes especiales- que acaban de ¿aterrizar? en Marte. Ché, pues no estais tan mal como suponíamos, se os ve erguidos, con buen aspecto, lavaos y planchaditos e incluso con cara de retar al destino para seguir adelante, siempre adelante (ni un paso atras, ni para tomar aliento). Ahora ya en plan formal, la sensación desolación total debe ser grande, pero al mismo tiempo imborrable. Ánimo que esa experiencia vuestra vale la pena.

    Responder
  2. buso

    Juan,edu y compaña,me he alegrado mucho ver por fin una foto vuestra(tenían razón los colegas).Me asombra Juan tu capacidad para escribir,después de jornadas que se vislumbran agotadoras,sin perder un ápice de ilusión ni de interés.¿Has recuperado la maleta?.Me preocupa ya que no creo que te sirvan los gayumbos de Edu.De todas maneras en las tiendas que describes(que hay de todo) podrás encontrar
    algunos de lana de vicuña,llama o como se llame,cómprate también un poco de vaselina.Edu las fotos muy buenas,las que debes de tener seguro guardadas en la cartuchera,serán tan buenas o mejores.
    Después de leeros y veros,tengo la boca seca,voy a por una cervezita.
    Chao Chao,seguid así.
    El buso

    Responder
  3. Giovanna Caravello

    Paesaggi di grande bellezza..
    Se l’inferno è così, ha uno charme innegabile. Però l’atmosfera secchissima che spacca le mucose dev’essere una pena molto dura se dovesse durare per l’eternità!
    La desolazione assoluta e il silenzio rarefatto del deserto di Atacama sono meravigliosamente irreali.
    Bellissime foto, Eduardito!
    Forse tutto questo purifica la mente.
    Ma “la foto de los tres” certifica tra l’altro che la cucina locale impedisce al hombre de mi vida di prosciugare la pancia, malgrado il clima..
    Domani sarà faticoso, coraggio! Anche secondo me ne vale la pena.
    Un caro saluto e un grazie particolare al Cardenal non solo per la cronica che è sempre affascinante; è merito tuo, Juan, se ho finalmente ricevuto una email!

    Responder
  4. buso

    Al abrir el correo **sin palabras**,ha sido como un strep tease,full monty o despelote.Por fin la verdad al desnudo,por dura que sea.¿De verdad todo ese equipaje lo arrastráis por donde sea?¡¡Chico¡¡ ni los caracoles,ni los nummulites,ni los cangrejos hermitaños.Chimo(Tachi) mira a ver si se te ocurre algún animal más que lleve la casa a cuestas,que no sea un hippie en una transporter.
    De todo esto,lo que me consuela es saber que estáis sobreviviendo a los idus de Marzo,vamos a ver que ocurre con los idus de Abril lluvias mil(en atacama ni el maná).
    Bay,Bay abanicos del paraguay.
    Juan todavía me estoy riendo de la carne al corral(conociéndote me lo imagino).
    Gracias por llenar algunos instantes de mi vida.

    Responder
  5. Chimo

    Cari amici miei, el ambiente salino, basso tenore di ossigeno e alta temperatura sono perfetti condizioni per la vostra trasformazione in “mojamas” umani. Uscite di solitudine e ritornare al mundanal ruido de “la Serena” donde os espera “il caro profesore Antoniutti Shepherd” al que tendréis que informar de vuestros logros científicos de estos días. The Dark Side of the Moon ( versión Immersion), de los Pink Floyd, a todo trapo podía ser vuestro matutino despertar con infusiones, pastelas y risas en San Pedro de Atacama. Así fue hace años en Rachidia. Felicitaciones a los modelos de las “afotos de cuerpo entero” y un fuerte abrazo.
    Continuamos el viaje.
    Rafa, no me has contestado la pregunta sobre Heisenberg.
    Ciao

    Responder
  6. buso

    Tachi acabo de llegar y abrir el correo.Ha y varias versiones sobre la virginidad de Heisenberg,una de ellas dice:
    Cuando encontraba la posición no encontraba el momento y cuando encontraba el momento no encontraba la posición.
    Yo creo que en realidad era una monja de sexo indeterminado y acosada por muchas incertidumbres.

    Estaba Jesús con los Apóstoles y los manda callar diciendo:
    – Y es igual a X al cuadrado.
    Los Apóstoles desconcertados se quedan pensativos hasta que San Pedro rompe el silencio diciendo:
    -¡¡ Coño¡¡ Una parábola

    Tachi si tu me dices ven lo dejo todo.

    Me alegra mucho saber que también estás acompañando a nuestros amigos ,estoy deseando que salgan de Atacama para quitarme las gafas de sol y colgar la cantimplora.

    Juan Edu,llevad cuidado el OJO DEL GRAN HERMANO,sobrevuela sobre vosotros.He dicho del Gran Hermano,del Gran Hermano.
    Voy a cenar,ahora vuelvo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*