Archivo de la etiqueta: Amazonas

CUARTO DÍA: Machu Picchu. Visitando a los dioses

DSCF0992

Un gran angular de Machu Picchu desde la cabaña del guardián

El silencio envolvía la habitación del hotel Villa Hermoza de Cusco. Abrí los ojos y miré la hora, el reloj marcaba las 2.30 de la madrugada. Apenas tres horas antes nos habíamos acostado tras las 22 horas de viaje Lima Cusco. Johner, los nombres aquí son muy complicados, puedes encontrador desde Whiler hasta Edisson, Wilson y demás, nos había citado a las tres y media de la madrugada en la puerta del hotel para trasladarnos a Machu Picchu, la ciudad sagrada de los Incas. La ciudad sagrada situada únicamente a 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar pero con un magnetismo que esperábamos sentir.

DSCF1129

El profesor Caravello y Juan Navarro comentando los aspectos de la cocina cuzqueña

Sometidos a la dictadura de las agencias de viaje; no viene con nosotros nuestro querido Joaquín Alonso que se encargaba de encontrar el camino siempre, “Juan, si existe un camino lo encontraremos, lo dijo Aníbal hace muchos siglos”, una Vanette Nissan nos llevó durante dos horas, desde Cuzco a Ollantaytambo, una pequeña agrupación de casas en torno a la estación del tren que promovió un senador de la República de Perú, en 1911. Los vagones de época, la vía única y sin electrificar y la máquina de gasoil similares a la que arrastraba el “Limón Exprés” en nuestro “Trenet” alicantino. Sigue leyendo

PRIMER DÍA. De Madrid a Lima

DSCF0913(1)

Masas nubosas sobre el Amazonas

A las 13.30 del martes 21 de marzo de 2013, rodaba por la pista número 4 del aeropuerto internacional de Barajas, el Airbus 340-600 del vuelo de Iberia 6651 Madrid – Lima. El viaje tiene una duración de 12 horas y se cumplió escrupulosamente el horario. A la una y media de la madrugada en España, siete y media de la tarde en Lima, aterrizaba el Airbus en el aeropuerto de la capital de Perú. Un viaje de 12 horas en un espacio reducido es, forzosamente, agotador, sobre todo cuando han pasado las primeras seis horas, pero desde el avión pudimos observar en toda su majestuosidad, primero la desembocadura del Orinoco y posteriormente la conjunción de dos afluentes con su río madre: El Amazonas. Aquello sirvió para que durante varias horas estuviésemos absortos en la contemplación de tales maravillas y se nos pasasen varias horas sin apenas darnos cuenta. Sigue leyendo