Archivo de la etiqueta: Chile

VIGÉSIMO SEXTO Y SÉPTIMO DÍA.- Palo Alto, Villarica y el Pisco Sour peruano

Una vez más, querido lector, la tecnología de transferencia de la comunicación nos deja “colgados en las alturas”, frase de Joan Manuel Serrat, cuando no se hace otra cosa que pensar en ti. El 15 pernoctamos en Villarrica. Sepan los que no estén al corriente, que ya estuvimos en Villarrica en nuestra bajada hacia el sur y encontramos una pequeña hostería, regentada por el matrimonio Glenn y Beverly Aldrich, que vinieron a estas tierras australes desde el norteño estado de Montana y el quasi vecino de Oregón, para estar dos semanas en Villarica y tras veinticinco años, todavía siguen en estas zonas.

Es una hostería familiar y el matrimonio se desvive por los huéspedes a los que trata como si de su propia familia se tratase. Glenn prepara café para servirnos a todos a cualquier hora, cuando anochece aparece con la bebida nacional Peruano Chilena: el “Pisco Sour” y por la noche se sienta con nosotros y en una mezcla encantadora de inglés americano y español chileno, nos cuenta mil y una anécdotas sobre la flora, fauna y espacios naturales de esta zona del “sur chico” de Chile. Especialmente fue la atención que le prestó Antonio Pastor cuando disertó Glenn sobre la Araucaria, el árbol representativo de Chile y le enseñó una inflorescencia de dicha especie. “Es una maravilla poder observarla y tocarla”, afirmó el profesor Pastor. Por la mañana, si hace buen día, podéis desayunar en la terraza y los colibríes, al principio huraños, se confiarán en pocos minutos y volarán sobre vuestras cabezas. Sigue leyendo

VIGÉSIMO CUARTO Y VIGÉSIMO QUINTO DÍA

Querido lector: Permíteme disculparme por los tres días que hemos estado ausentes de nuestra diaria cita en este apasionante “viaje a los Andes”, el motivo es de naturaleza técnica pues un pirata informático, o varios vaya usted a saber, a escala mundial, se introdujeron en la plataforma “WordPress” que da soporte a nuestro blog, el pasado jueves. Todavía no puedo acceder a nuestra página pero espero que nuestro informático lleve estos comentarios y fotos hasta ustedes.

El vigésimo cuarto día, sábado 13 de abril, lo dedicamos a recorrer las calles de esta ciudad costera y portuaria, fin del mundo en Chile, pues aquí termina la ruta 5 que recorre el país de norte a sur. Queda otra ciudad importante más al sur: Punta Arenas, pero es imposible acceder a ella por carretera; se accede con el autobús cruz del sur embarcándolo en varios ferrys o bien por avión. La distancia es considerable, pues se estima en 1000 km. Punta Arenas está en Tierra del Fuego y es vecina de Ushuaia, la ciudad “más austral del mundo”, según afirman los argentinos.  Sigue leyendo

VIGÉSIMO TERCER DÍA: Colibríes y Volcanes

Esta mañana, amanecimos en el hotel Diego de Almagro de Temuco. Debido a problemas que tenemos con la conexión al servidor, no pudimos enviar un comentario con suficiente texto para trasladar a nuestro querido lector, las experiencias vividas en Temuco. Esta noche, arribados a Puerto Montt, último vestigio de vida con conexiones por carretera a otras partes de Chile; a partir de aquí, quien quiera viajar más hacia el sur debe utilizar el avión, la primera vista que ha acudido a nuestros ojos han sido los volcanes nevados que rodean esta parte del fin del mundo.

La vista de los volcanes ha sido impresionante. Imaginemos la panamericana que serpentea entre bosques de hayas australes y araucarias, con un suelo oscuro, debido a su contenido en materia orgánica y que, repentinamente el paisaje nos ofrece majestuoso el volcán de Villarrica o el de Osorno o los dos volcanes más importantes de Puerto Montt. Volcanes que todavía están activos pero adormilados en este siesteo austral. Sigue leyendo

VIGÉSIMO DÍA. Nos despedimos del paisaje Mediterráneo

DSCF1552

Un operario en la limpieza del fondo de la fuente en el Palacio de La Moneda (foto Eduardo Seva)

El motivo de nuestro viaje es el estudio de los paisajes mediterráneos de esta parte del hemisferio sur. En anteriores comentarios hemos ido definiendo nuestra percepción de un paisaje que se puede definir como típicamente mediterráneo, debido a sus cualidades de climatología, tipo de suelos, cultivos y demás, pero con el valor añadido que en una pequeña franja de tierra de apenas 500 kilómetros, se puede observar desde un Mediterráneo árido hasta un Mediterráneo per húmedo, de acuerdo a los registros de pluviometría. En Concepción, ciudad situada al sur de Santiago de Chile y distante unos 500 km hemos podido observar ese mediterráneo per húmedo del que hablaba anteriormente. Sigue leyendo

DÉCIMO OCTAVO DÍA: Yo pisaré las calles nuevamente.u

DSCF1527

El Mediterráneo chileno

Querido lector: El camino de La Serena a Santiago de Chile nos ha ofrecido, en todo su esplendor, el Mediterráneo austral. Imagina, querido lector, que partiendo de Málaga, discurrimos por la A-7 y nos dirigimos hacia Alicante. El torcal de Antequera, Granada, Guadix y Baza, con sus desiertos lunares, Puerto Lumbreras, Murcia, La Vega Baja, Elche y Alicante. Pues bien, exactamente ese mismo paisaje es el que conforma exactamente nuestro viaje La Serena Santiago de Chile, hemos recorrido en nuestra aventura mediterránea, aquí en el hemisferio sur, esa pequeña franja de más de 600 kilómetros que conforman el Mediterráneo chileno.

DSCF1538

Una plantación de viña en las laderas montañosas

El Profesor Seva estaba muy excitado, escrutaba todas y cada una de las montañas que el paisaje nos ofrecía; todos y cada uno de nuestros ojeos que el paisaje nos ofrecía; “Juan, el Mediterráneo puede ser hiper húmedo y desértico; esto que estás viendo es un ecosistema mediterráneo desértico y las cactáceas, es decir, los cactus, son lo señores de la zona”, a continuación comentaba que el ecosistema, caracterizado por el clima, el agua, los suelos y demás variables que conforman un hábitat, son los mismo, aunque las especies suelen ser diferentes. “No encontrarás un Chamerops Humilis o palmito, pero encontrarás siempre las especies que se han adaptado a esta zona”. Sigue leyendo

DÉCIMO SÉPTIMO DÍA: La Serena

DSCF1514

Una Araucaria preside la Plaza de Armas de La Serena (Chile). Foto: Eduardo Seva

Al comienzo de las grandes praderas, cuando se cruzaba el Mississipi, en San Louis, nos esperaba un automóvil NISSAN Quest, monovan con capacidad para siete personas y equipaje suficiente, alquilado a Hertz. En esta parte del cono sur americano cometimos el error de confiar el alquiler del vehículo a RentalCar, empresa inglesa radicada en Manchester y que no posee flota, sencillamente es una mayorista, que contactó con Europcar, a su vez, aquí en Chile es una franquicia chilena de la matriz europea.

La señal de detenerse está escrita en castellano en toda Suramérica. No usan el STOP; será cosa de los ingleses Foto: Eduardo Seva

La señal de detenerse está escrita en castellano en toda Suramérica. No usan el STOP; será cosa de los ingleses Foto: Eduardo Seva

Como podrá comprender, querido lector, no había cama para tanta gente y al final nos tuvimos que apañar, pérdida de maleta por medio, en el aeropuerto de Antofagasta, de un Nissan TIIA, con más kilómetros que las maletas de la Piquer y más bollos que una panadería.

Íbamos aquí los amiguetes y yo, cantando canciones de los Beters, la Massiel y el Arbano (La charanga del tío Honorio 1975), cuando se nos incorpora un nuevo pasajero: Antonio Pastor. Y claro, como dije anteriormente no hay coche pá tanta gente. Esta mañana salieron Pastor y Seva con nuestro anfitrión Julio Gutiérrez a ver el parque natural de La Serena y el Profe Caravello y un servidor nos quedamos en tierra mientras una lágrima furtiva y un pañuelo inmaculadamente blanco despedía a nuestros héroes a bordo del Nissan Sigue leyendo

DÉCIMO SEXTO DÍA: Jornada académica en la Universidad de la Serena.

Panorámica del salar de Atacama (Foto: Eduardo Seva)

Panorámica del salar de Atacama (Foto: Eduardo Seva)

Hoy no ha habido desiertos, ni agobios, ni falta de oxígeno, ni situaciones extremas entre arenales inmensos y camiones de más de quince toneladas que, por millares, recogían mineral y renovaban viaje para volver a recoger mineral en las minas “Elenita; Fuensita, Yarita y congojas” y demás nombres muy de la región. Hoy no hemos visitado hornacinas con cerveza Austral Rubia o Budwaisser; o manzanas excesivamente maduras y petrificadas. Ya no hemos saludado al cóndor que planeaba sobre nuestras cabezas, a pocos metros y saludándonos. Hoy no hemos recorrido con La Cruz del Sur, los más de mil quinientos kilómetros que separan Lima de Cusco, hoy no ha habido aventuras, excepto la aventura del saber. Hoy hemos dedicado todo el día a la Universidad de la Serena, uno de los motivos que nos trajo a tierras hispanoamericanas.

Si Diego de Almagro no le puso el nombre a esta ciudad, sería algún lugarteniente suyo y originario de Badajoz, puesto que, proviniendo de Extremadura, el nombre de La Serena, comarca del norte de Badajoz,  tenía un doble sentido: recordar sus orígenes y expresar los sentimientos que transmite esta bella ciudad.

Sigue leyendo

DÉCIMO QUINTO DÍA: La Serena, balcón del Mediterráneo Chileno.

DSCF1461

La pequeña `playa de Caldera, al lado de su puerto pesquero (Foto: Eduardo Seva)

Bien, querido lector, salimos de San Pedro de Atacama y como dijimos en el anterior comentario, el desierto minero nos envolvía. Cuando llegamos a la ciudad de Diego Almagro, dedicada al fundador de Chile, conquistador del virreinato del Perú con Francisco Pizarro y colaborador de Núñez de Balboa, comenzamos a observar un cambio en el paisaje. Las montañas andinas, hasta entonces cubiertas de arena debido a la erosión, cambiaron por completa y fueron recubriéndose, poco a poco, de una ligera capa arbustiva lo cual nos indica que estamos cambiando de bioma, que en lenguaje académico significa un conjunto de ecosistemas; podemos afirmar que el bioma contiene varios ecosistemas en su interior. Sigue leyendo

DÉCIMO CUARTO DÍA: buscando el Mediterráneo chileno

la carretera interminable en el desierto a la salida de San Pedro de Atacama (foto Eduardo Seva)

la carretera interminable en el desierto a la salida de San Pedro de Atacama (foto Eduardo Seva)

Junto a la carretera, se subió a un pequeño promontorio y tensando el cuerpo como un arco y ajustando su sombrero negro, exclamó: “Señores, como profesor de geología que soy desde hace más de treinta y cinco años, quiero comunicarles que al lado de este maravilloso desierto, el Sahara y los desiertos que hemos visto en Arizona, Utha y Nevada, son una pequeñez, con lo cual, a partir de ahora ya no tengo nada más que decir”.

Así se hubiese expresado mi amigo el profesor José Antonio Pina si hubiese admirado la belleza del desierto de Atacama, el cual no termina ni empieza en San Pedro como creíamos; se acaba cuando uno se adentra en el ecosistema mediterráneo chileno a partir de Caldera, novecientos kilómetros hacia el sur. Desde Arica a Caldera, más de mil quinientos kilómetros. Desde la frontera del Perú y separándose de la línea costera más de doscientos kilómetros. De esta forma, el lector tendrá una impresión de lo impresionante de este desierto. Sigue leyendo

DÉCIMO TERCER DÍA: Desde las termas al salar de Atacama. Una forma de bajar al infierno.

El agua fluye desde las entrañas de la tierra a más de 38ºC (Foto: Eduardo Seva)

El agua fluye desde las entrañas de la tierra a más de 38ºC (Foto: Eduardo Seva)

¿Se imagina usted, querido lector, una torrentera con un desnivel de más de 30 metros y con varios remansos, que ofrecen un caudal de más de 50 litros de agua por segundo, a una temperatura de 38º C, creando una ribera de plumíferos, plantas ornamentales, musgos, que acompañan el cauce natural de un río que naciendo en las entrañas de la tierra y en contacto con las rocas calientes de esta zona volcánica, a 3.670 metros de altitud forman lo que llaman las “Termas de Puritama“, terminando en San Pedro de Atacama, que es un oasis similar al sahariano, de muros de adobe, calles sin asfaltar y comercios inacabables, una trampa para el turista y no recomendable para los amantes de los espacios naturales y la soledad.

Los "cardones" del desierto, unas cactáceas de gran porte y dureza que se utilizan hasta en la construcción (Foto: Eduardo Seva)
Los “cardones” del desierto, unas cactáceas de gran porte y dureza que se utilizan hasta en la construcción (Foto: Eduardo Seva)

Nos encontramos en San Pedro de Atacama, lugar desértico, polvoriento, ocre y con una temperatura que oscila entre los dos grados sobre cero de madrugada y los treinta grados a mediodía, con una sequedad absoluta, como afirmaba en el comentario anterior. Estamos a pocos kilómetros de la frontera con Bolivia y apenas a cien kilómetros de la frontera argentina. Hacia el norte nos encontramos con el cañón de Guatín y las termas de Puritama. El cañón de Guatín no merece la pena visitarlo pues es el resultado de una pequeña falla geológica que no hubiese llamado la atención al profesor Pina, pero las termas de Puritama son otra cosa.

Un torrente de caudal considerable emerge de las entrañas de la tierra a 38 º C de temperatura y se desliza hacia varias lagunas pequeñas rodeadas de una gran vegetación y ésta, a su vez, rodeada del desierto extremo. El Ayuntamiento de San Pedro ha realizado unas obras de adecuación para los bañistas. Existen ocho lagunas cuya temperatura del agua disminuye conforme se aleja del nacimiento y que sirven para un baño relajante. El visitante dispone de unas cabañas para dejar la ropa e incluso es posible solicitar avituallamientos para disfrutar de un entorno único. Sigue leyendo

DUODÉCIMO DÍA EN ATACAMA: La desolación absoluta

DSCF1355

Cubierta de cirros, la carretera de la desolación (Foto: Eduardo Seva)

Abrió sus ojos y se quedó mirando a su interlocutor; era una chica bellísima, que regentaba un pequeño local donde se vende de todo. “Mire usted señorita, en el desierto de Arizona, mi amigo José Antonio “Bronco” Pina, siempre pedía cerveza Escorpión o Torpedo”. “No se preocupe señor, conozco la Escorpión y la Torpedo pero aquí tenemos una mejor, Kuntsmann, gute weissbier, es la cerveza que le gusta a los camioneros que paran por aquí”.

DSCF1360

Una línea directa al infierno de Atacama, donde jamás ha llovido. (Foto: Eduardo Seva)

Quien así se expresaba era Mariannella, responsable del garito del que hablábamos en Motas Blancas, camino de Atacama, respondía así a mi querido Eduardo Seva cuando le pidió cerveza mejicana.  La “Kuntsmann gute weissbier” o “la cerveza artesana suave Mann” tampoco estaba tan mal, pero ese toque romántico de viajes pasados referidos al desierto de Arizona y ese momento de degustar una cerveza “heladita” como dicen aquí, me llenó de una dulce melancolía recordando a nuestro querido amigo, el Profesor José Antonio “Bronco” Pina.

Sigue leyendo

UNDÉCIMO DÍA: Del cóndor a la desolación.

DSCF1173

Una llama negra descansando tranquilamente en la subida al Cañón de Colca (Foto: Eduardo Seva).

Reconozco que hubo un error en las fotografía, que nuestro querido amigo Joaquín Alonso detectó. Efectivamente de los cuatro camélidos de estas latitudes, llama, guanaco, alpaca y vicuña, confundimos la alpaca con la llama, pero “errare humanum est”. Era una alpaca, mucho más pequeña que la llama y cuya carne es muy apreciada en Perú, siendo base de gran cantidad de especialidades gastronómicas.

Hoy es un día de transición. Esos días que hay que trasladarse de un lado para otro y hay pocas aventuras que contar. Marchamos por la mañana al aeropuerto de Arequipa para embarcar en el vuelo Arequipa Antofagasta. Aeropuertos pequeños con falta de infraestructuras y con unas medidas de seguridad que se repiten varias veces debido al síndrome que quedó en las compañías aéreas tras los sucesos de las Torres Gemelas.

Sigue leyendo

OCTAVO DÍA: Esperando al Cóndor.

Hoy, 28 de marzo, es un día de transición. Seguimos en el hotel “Inkanto”, cercano al Ovalito de Vallecito, disfrutando de la hospitalidad Arequipeña. La gente de Arequipa es extremadamente amable, como han sido todos los que hemos tratado aquí, en Perú.

0hLDMQuF_b2x8Hm6KcwPq5gI7apSNXtls4IFPjWVdRE

Una esquina colonial de la calle de la Merced

E8VrQcv7fikw_Gw2DvP6hLEHGMATmhabJC49ggCJQNw

Junto a la Plaza de Armas, la calle de San Francisco nos lleva a la Iglesia de San Francisco de Asís (Foto: Eduardo Seva)

QnO7eLj3Kl9CvoPIq-p5hmKtdXTpSunyJCUfuhvNGtw

La antigua casa del gobernador de Arequipa. (Foto: Eduardo Seva)

Esta mañana, Eduardo se acerca a un policía solicitando una información, el agente de la autoridad le pide que le acompañe y juntos marchan a la oficina de turismo, el policía regresa. Gianumberto y yo, al observar que Eduardo se retrasaba, le pedimos al agente que nos dijese dónde había llevado a nuestro amigo, el agente contestó: “Estaré encantado de acompañar a nuestros amigos españoles a la oficina de turismo” y nos acompañó. Toda la gente muestra su amabilidad y es muy respetuosa. Siempre con una sonrisa y siempre hay excepciones, con un tremendo cariño hacia los ciudadanos españoles.

El hotel Inkanto está compuesto de planta baja y primer piso. En el primer piso dispone de una terraza muy bien decorada y al aire libre. Es en dicha terraza dónde desayunamos todos los días. El único defecto atribuible a la gastronomía peruana es la ausencia de un aceite de oliva digno de esa mención. El desayuno es muy simple: zumos naturales de papaya, mango, piña y naranja, tostadas con mantequilla

y mermelada, jamón dulce (nuestro jamón de york), pan tierno y caliente y huevos pasados por agua. Un “matesito de coca” y café con leche. El café es americano, es decir, nada de expreso o fuerte; te puedes tomar tres o cuatro sin problemas. Solemos desayunar a las siete de la mañana pues en estas latitudes y a estas alturas del otoño austral, el sol se levanta temprano, prácticamente a las cinco de la madrugada es de día.

Sigue leyendo

TERCER DÍA.- Cruzando los Andes

DSCF0932

Recuerdos de la presencia española en Lima

La plaza de Armas de Lima era el centro de toda la actividad administrativa y militar del antiguo Virreinato del Perú. Recogían la experiencia de la “Centuriación romana” que consistía en calles ortogonales cruzándose unas con otras. Actualmente la plaza es el centro de Lima con la Catedral en cuya capilla se guardan los restos de Francisco Pizarro; el palacio del Presidente de la República y una fuente central que, dice nuestro guía, es el único recuerdo atribuible a Francisco Pizarro.

Las calles aledañas nos muestran los edificios construidos por los españoles durante el siglo XVI. Algunos de ellos están restaurados y de una forma espectacular, con unas puertas de madera exquisitamente labradas. “Vinieron artesanos españoles a restaurar este edificio: herreros, carpinteros y albañiles”, afirmó nuestro guía.

Sigue leyendo

VIAJE A LOS ANDES, De Lima a Punta Arenas

The road is long

La carretera, en las grandes praderas, es larga y solitaria. Estado de Arizona, Estados Unidos 2.011

PREPARATIVOS DEL VIAJE.-

Desde hace varios meses, estamos preparando el viaje. Todavía disfrutamos con los recuerdos de nuestro viaje a las grandes praderas, en Estados Unidos, recorriendo ocho mil quinientos kilómetros desde Nueva York a San Francisco, y cuya narrativa viajera tuvieron oportunidad los lectores de LCV a través de nuestras crónicas diarias en el blog: Viaje a USA, Juan Navarro”.

Comenzamos una nueva aventura para gozo y disfrute de todos; nosotros debido al indudable interés por conocer las maravillas que la naturaleza nos ofrece en la parte sur del continente americano, en este caso más bien colombino, y no podemos obviar, la satisfacción que nos produce que los lectores de LCV nos sigan a través de nuestras crónicas y sus posteriores comentarios. Sigue leyendo