Archivo de la etiqueta: Machu Picchu

DÉCIMO CUARTO DÍA: buscando el Mediterráneo chileno

la carretera interminable en el desierto a la salida de San Pedro de Atacama (foto Eduardo Seva)

la carretera interminable en el desierto a la salida de San Pedro de Atacama (foto Eduardo Seva)

Junto a la carretera, se subió a un pequeño promontorio y tensando el cuerpo como un arco y ajustando su sombrero negro, exclamó: “Señores, como profesor de geología que soy desde hace más de treinta y cinco años, quiero comunicarles que al lado de este maravilloso desierto, el Sahara y los desiertos que hemos visto en Arizona, Utha y Nevada, son una pequeñez, con lo cual, a partir de ahora ya no tengo nada más que decir”.

Así se hubiese expresado mi amigo el profesor José Antonio Pina si hubiese admirado la belleza del desierto de Atacama, el cual no termina ni empieza en San Pedro como creíamos; se acaba cuando uno se adentra en el ecosistema mediterráneo chileno a partir de Caldera, novecientos kilómetros hacia el sur. Desde Arica a Caldera, más de mil quinientos kilómetros. Desde la frontera del Perú y separándose de la línea costera más de doscientos kilómetros. De esta forma, el lector tendrá una impresión de lo impresionante de este desierto. Sigue leyendo

OCTAVO DÍA: Esperando al Cóndor.

Hoy, 28 de marzo, es un día de transición. Seguimos en el hotel “Inkanto”, cercano al Ovalito de Vallecito, disfrutando de la hospitalidad Arequipeña. La gente de Arequipa es extremadamente amable, como han sido todos los que hemos tratado aquí, en Perú.

0hLDMQuF_b2x8Hm6KcwPq5gI7apSNXtls4IFPjWVdRE

Una esquina colonial de la calle de la Merced

E8VrQcv7fikw_Gw2DvP6hLEHGMATmhabJC49ggCJQNw

Junto a la Plaza de Armas, la calle de San Francisco nos lleva a la Iglesia de San Francisco de Asís (Foto: Eduardo Seva)

QnO7eLj3Kl9CvoPIq-p5hmKtdXTpSunyJCUfuhvNGtw

La antigua casa del gobernador de Arequipa. (Foto: Eduardo Seva)

Esta mañana, Eduardo se acerca a un policía solicitando una información, el agente de la autoridad le pide que le acompañe y juntos marchan a la oficina de turismo, el policía regresa. Gianumberto y yo, al observar que Eduardo se retrasaba, le pedimos al agente que nos dijese dónde había llevado a nuestro amigo, el agente contestó: “Estaré encantado de acompañar a nuestros amigos españoles a la oficina de turismo” y nos acompañó. Toda la gente muestra su amabilidad y es muy respetuosa. Siempre con una sonrisa y siempre hay excepciones, con un tremendo cariño hacia los ciudadanos españoles.

El hotel Inkanto está compuesto de planta baja y primer piso. En el primer piso dispone de una terraza muy bien decorada y al aire libre. Es en dicha terraza dónde desayunamos todos los días. El único defecto atribuible a la gastronomía peruana es la ausencia de un aceite de oliva digno de esa mención. El desayuno es muy simple: zumos naturales de papaya, mango, piña y naranja, tostadas con mantequilla

y mermelada, jamón dulce (nuestro jamón de york), pan tierno y caliente y huevos pasados por agua. Un “matesito de coca” y café con leche. El café es americano, es decir, nada de expreso o fuerte; te puedes tomar tres o cuatro sin problemas. Solemos desayunar a las siete de la mañana pues en estas latitudes y a estas alturas del otoño austral, el sol se levanta temprano, prácticamente a las cinco de la madrugada es de día.

Sigue leyendo

QUINTO DÍA. El Altiplano salvaje; de Cusco a Puno

DSCF1145

Fachada de la Iglesia de San Pedro en Andahualiyas

Ayer estuvimos estuvimos cenando en la Plaza de Armas de Cusco, en el restaurante Don Marcelo. Probamos un Malbec de Mendoza y carne de Perú con salsa que directamente se mandó a los corrales. Primer contratiempo gastronómico con un país que, leyendas y marketing aparte, se nos envuelve en un halo de la segunda mejor cocina del mundo. Temprano nos fuimos al hotel “Villa Hermosa” y nos acostamos pronto.

DSCF1118

Una calle de una típica localidad de la ruta Quechua

Me ha llamado la atención la forma que tienen los peruanos del interior de trasladarse de un lugar a otro. No es extraño ver personas caminando por las carreteras, de un pueblo a otro; no es extraño observar en los pueblos por los que pasábamos, muchas personas esperando. Esperan que pase una “vanette” o un microbús para que los lleven al pueblo siguiente. Cuando íbamos a Machu Picchu, a las cuatro de la mañana, era un río de personas caminando por los arcenes, unas volvían de las fiestas del pueblo contiguo y otras, pásmense, estaban haciendo deporte corriendo a esas horas por la carretera. Me lo ha confirmado el guía del autobús que tomamos esta mañana: “Mire usted, yo me levanto a las cuatro y media de la mañana y a las cinco ya estoy trotando (corriendo en español peruano)  durante una hora”.

Sigue leyendo

CUARTO DÍA: Machu Picchu. Visitando a los dioses

DSCF0992

Un gran angular de Machu Picchu desde la cabaña del guardián

El silencio envolvía la habitación del hotel Villa Hermoza de Cusco. Abrí los ojos y miré la hora, el reloj marcaba las 2.30 de la madrugada. Apenas tres horas antes nos habíamos acostado tras las 22 horas de viaje Lima Cusco. Johner, los nombres aquí son muy complicados, puedes encontrador desde Whiler hasta Edisson, Wilson y demás, nos había citado a las tres y media de la madrugada en la puerta del hotel para trasladarnos a Machu Picchu, la ciudad sagrada de los Incas. La ciudad sagrada situada únicamente a 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar pero con un magnetismo que esperábamos sentir.

DSCF1129

El profesor Caravello y Juan Navarro comentando los aspectos de la cocina cuzqueña

Sometidos a la dictadura de las agencias de viaje; no viene con nosotros nuestro querido Joaquín Alonso que se encargaba de encontrar el camino siempre, “Juan, si existe un camino lo encontraremos, lo dijo Aníbal hace muchos siglos”, una Vanette Nissan nos llevó durante dos horas, desde Cuzco a Ollantaytambo, una pequeña agrupación de casas en torno a la estación del tren que promovió un senador de la República de Perú, en 1911. Los vagones de época, la vía única y sin electrificar y la máquina de gasoil similares a la que arrastraba el “Limón Exprés” en nuestro “Trenet” alicantino. Sigue leyendo

TERCER DÍA.- Cruzando los Andes

DSCF0932

Recuerdos de la presencia española en Lima

La plaza de Armas de Lima era el centro de toda la actividad administrativa y militar del antiguo Virreinato del Perú. Recogían la experiencia de la “Centuriación romana” que consistía en calles ortogonales cruzándose unas con otras. Actualmente la plaza es el centro de Lima con la Catedral en cuya capilla se guardan los restos de Francisco Pizarro; el palacio del Presidente de la República y una fuente central que, dice nuestro guía, es el único recuerdo atribuible a Francisco Pizarro.

Las calles aledañas nos muestran los edificios construidos por los españoles durante el siglo XVI. Algunos de ellos están restaurados y de una forma espectacular, con unas puertas de madera exquisitamente labradas. “Vinieron artesanos españoles a restaurar este edificio: herreros, carpinteros y albañiles”, afirmó nuestro guía.

Sigue leyendo

VIAJE A LOS ANDES, De Lima a Punta Arenas

The road is long

La carretera, en las grandes praderas, es larga y solitaria. Estado de Arizona, Estados Unidos 2.011

PREPARATIVOS DEL VIAJE.-

Desde hace varios meses, estamos preparando el viaje. Todavía disfrutamos con los recuerdos de nuestro viaje a las grandes praderas, en Estados Unidos, recorriendo ocho mil quinientos kilómetros desde Nueva York a San Francisco, y cuya narrativa viajera tuvieron oportunidad los lectores de LCV a través de nuestras crónicas diarias en el blog: Viaje a USA, Juan Navarro”.

Comenzamos una nueva aventura para gozo y disfrute de todos; nosotros debido al indudable interés por conocer las maravillas que la naturaleza nos ofrece en la parte sur del continente americano, en este caso más bien colombino, y no podemos obviar, la satisfacción que nos produce que los lectores de LCV nos sigan a través de nuestras crónicas y sus posteriores comentarios. Sigue leyendo