Archivo de la etiqueta: quechua

SEXTO DÍA. El lago Titi Caca y sus islas flotantes

La bahía de Puno con la lenteja de agua en la superficie del lago Titicaca (Foto: Eduardo Seva)

La bahía de Puno con la lenteja de agua en la superficie del lago Titicaca (Foto: Eduardo Seva)

Ayer noche, hablo del día 25, recién llegados a Puno tras el viaje por el altiplano Andino, el Dios de la lluvia lloró sobre la capital departamental de Puno. Los últimos estertores de la temporada veraniega de lluvias, no olvides querido lector, que estamos entrando en el otoño puesto que hace unos días se celebraba el equinoccio de otoño, es decir, el sol se encuentra en su punto medio de lejanía o cercanía de la tierra. Buscamos el arrimo de una buena pizzería y nos dirigimos a “El Búho“, recomendada por Fabián, el conserje del hotel Casona Plaza, uno de las más elegantes de Puno. Hasta el propio GianUmberto Caravello reconoció que las pizzas eran muy buenas. La bebida fue una cerveza, “Cusqueña“, que está deliciosa. Al hotel a dormir es un decir, pues los más de cuatro mil metros de altura generan una gran cantidad de apneas que te impiden descansar.

Las gaviotas del sur descansan plácidamente en el lago Puma Gris (Fotografía Eduardo Seva)

Las gaviotas del sur descansan plácidamente en el lago Puma Gris (Fotografía Eduardo Seva)

A las cinco y veinte de la madrugada ya escuché a Eduardo Seva caminito del cuarto de baño; a las siete ya estábamos desayunados y prestos a realizar nuestra incursión en el lago Titi Caca que en Quechua significa Puma Gris. El lago posee un millón de hectómetros cúbicos de agua dulce y su profundidad máxima es de 287 metros. Jacques Yves Cousteau estudió la fauna del lago y encontró en las profundidades una rana gigante con 25 centímetros de la cabeza a la cola, bueno las ranas no tienen colas, pero ya me entienden. Sigue leyendo

QUINTO DÍA. El Altiplano salvaje; de Cusco a Puno

DSCF1145

Fachada de la Iglesia de San Pedro en Andahualiyas

Ayer estuvimos estuvimos cenando en la Plaza de Armas de Cusco, en el restaurante Don Marcelo. Probamos un Malbec de Mendoza y carne de Perú con salsa que directamente se mandó a los corrales. Primer contratiempo gastronómico con un país que, leyendas y marketing aparte, se nos envuelve en un halo de la segunda mejor cocina del mundo. Temprano nos fuimos al hotel “Villa Hermosa” y nos acostamos pronto.

DSCF1118

Una calle de una típica localidad de la ruta Quechua

Me ha llamado la atención la forma que tienen los peruanos del interior de trasladarse de un lugar a otro. No es extraño ver personas caminando por las carreteras, de un pueblo a otro; no es extraño observar en los pueblos por los que pasábamos, muchas personas esperando. Esperan que pase una “vanette” o un microbús para que los lleven al pueblo siguiente. Cuando íbamos a Machu Picchu, a las cuatro de la mañana, era un río de personas caminando por los arcenes, unas volvían de las fiestas del pueblo contiguo y otras, pásmense, estaban haciendo deporte corriendo a esas horas por la carretera. Me lo ha confirmado el guía del autobús que tomamos esta mañana: “Mire usted, yo me levanto a las cuatro y media de la mañana y a las cinco ya estoy trotando (corriendo en español peruano)  durante una hora”.

Sigue leyendo