Sanitat espera implantar la receta electrónica en Alicante en el primer trimestre

El conseller Manuel Llombart, en una farmacia valenciana

Las provincias de Castellón y Valencia cuentan con los servicios de receta electrónica implantados al 100%, lo que supone la desaparición de la receta en papel para más de 3,3 millones de ciudadanos que visitan las 1.510 oficinas de farmacia que hay en estas provincias.

LCV. Valencia / 2 de enero de 2013

"Con la implantación de la prescripción farmacéutica electrónica y la dispensación informatizada en dos de las tres provincias de la Comunitat, estamos cumpliendo con los plazos establecidos por el Gobierno Central en cuanto a la informatización de este proceso, ya que la provincia de Alicante contará con este servicio a lo largo del primer trimestre de este año", ha manifestado el conseller de Sanitat, Manuel Llombart.

En este sentido, las oficinas de farmacia de la provincia de Alicante irán incorporándose a la receta electrónica a medida que los sistemas de gestión de las oficinas de farmacia se homologuen en dichos servicios, a lo largo de los primeros meses de 2013.

Manuel Llombart ha visitado hoy una oficina de farmacia de la ciudad de Valencia, acompañado por Mª Teresa Guardiola, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Valencia, donde ha comprobado la efectividad y sencillez del proceso de receta electrónica, ya que el paciente sólo necesita acudir a la farmacia con su tarjeta SIP y un documento de tratamientos vigentes.

El proceso es sencillo, ya que el médico de Atención Primaria prescribe al paciente la medicación que precisa y éste sale de la consulta con su SIP y con un informe de tratamientos vigentes (con un código de barras) que recoge toda la medicación que necesita y las fechas de recogida en la farmacia. El farmacéutico lee en la oficina la tarjeta SIP y el código de barras y le entrega la medicación.

Según encuestas realizadas a los pacientes que ya utilizan esta receta electrónica, el 82% asegura que le ha supuesto ventajas y el 76% está satisfecho con ella. Además, se ha producido una disminución de la presión asistencial, ya que un 61% de los usuarios acude menos al centro de salud.

Esto es así porque entre las principales ventajas, que afectan tanto a los usuarios como a los farmacéuticos y administración sanitaria, destaca la simplificación del trámite administrativo, la reducción de visitas de los pacientes crónicos, se dispone de información en tiempo real, se favorece el uso racional del medicamento y se consigue una mejor comunicación entre el farmacéutico y el médico. Además, con este proceso también se integra el proceso de facturación.

El proceso de receta electrónica comenzó a implantarse en marzo de 2008 y actualmente el 95% de las recetas que se dispensan en la Comunitat son a través de prescripción electrónica. La dispensación electrónica es el proceso por el que un paciente acude a una oficina de farmacia de la Comunitat y, cediendo su tarjeta SIP, el sistema informático de la oficina de farmacia recupera los registros electrónicos en los que consta la medicación pendiente de dispensar al paciente.
En el modelo de receta electrónica de la Comunitat participan tres sistemas de información. El primero, GAIA, es a través del cual el facultativo determina los tratamientos. El segundo, el sistema de gestión de las oficinas de farmacia mediante el cual el farmacéutico va a ser capaz de recuperar las prescripciones electrónicas y ejecutar la dispensación. El tercero es el SICOF (sistema de información de los Colegios Oficiales de Farmacéuticos), ubicado entre la oficina de farmacia, y el módulo de prescripción de GAIA.

La Comunitat ha logrado hasta noviembre de 2012 un ahorro sobre gasto real de 191 millones de euros en farmacia, lo que supone una contención del gasto del -13,57%, frente a la media nacional situada en un -11,5%.

Del total, 73,3 millones de euros han sido por medidas del Gobierno central, como la reducción de los precios de los medicamentos, la desfinanciación de fármacos y por la nueva aportación del ciudadano desde el mes de julio.

De otra parte, la Comunitat ha contenido el gasto farmacéutico en 117,7 millones de euros por medidas de la conselleria, como la disminución de emisión de recetas, la asistencia informatizada de programas como GAIA y la información de los tratamientos a los pacientes. También ha contribuido a la contención la aplicación de REFAR de revisión de historiales farmacológicos o el suministro directo de efectos y accesorios a residencias de tercera edad.

Comparte este contenido: