Aproblemado Podemos y el vergonzoso silencio de su líder

JOSÉ-TOMÁS CRUZ

José Tomás Cruz VarelaSin duda y por diversos motivos, Podemos, no está pasando por uno de sus mejores momentos, si bien, tildar su situación de progresiva descomposición quizá resulte excesivo. Lo cierto es que dicha formación creció y está gobernando a golpe de alianzas con los antisistema y anticapitalistas. Colectivos procedentes de los restos de Izquierda Unida, plataformas contra el desahucio  y otras agrupaciones que ahora se están rebelando.

Tras el paso del verano, Pablo Iglesias tiene en mente la preparación de la maquinaria electoral de cara a la confección de listas para las municipales y autonómicas que deberán celebrarse en la primavera del 2019. Para ello y previamente deberá poner orden en Barcelona, donde su líder Alberto Dante Fachín mantiene un enfrentamiento directo con la dirección nacional de Madrid, así como también la batalla entre Manuela Carmena, Podemos, Ganemos (IU) y los anticapitalistas de Miguel Urban.
 
La demoledora frase pronunciada por el citado Fachín "lo que se hace en Cataluña se decide en Cataluña", pasa por otra prueba más de que el patio está revuelto, horas después de que Echenique reconociera su fracaso en Comu Podemos, impulsores de "Comunes" e ignorando olímpicamente las instrucciones de Madrid, dado que su estrategia pasa por someter el referéndum del 1º de octubre a una Asamblea Ciudadana Nacional, sin olvidar que en Andalucía también gobierna la anticapitalista Teresa Rodríguez.
 
En otro orden de cosas, el vergonzoso silencio observado por el líder podemita negándose a censurar e incluso a comentar las barbaridades cometidas por el dictador Maduro, no admiten la más mínima justificación, cuando dicho personaje está destrozando los mas elementales principios democráticos. Las salvajadas y manipulaciones cometidas por este impresentable tirano, tras la farsa de  su asamblea constitucional son insólitas.
 
El mundo entero, con la excepción de Cuba, Corea del Norte y Vietnam, asiste estupefacto a las barbaridades con que Maduro está sometiendo al pueblo venezolano, dispuesto hasta la nausea a conseguir con las armas lo que no ha logrado con los votos.
 
Resulta muy duro, amén de incomprensible, que sea la propia empresa informática venezolana que ha trabajado desde el 2004 en todos los procesos electorales, la que denuncie y declare que "las cifras han sido manipuladas" para que Nicolás Maduro, en plena deriva totalitaria acabe con todos los mecanismos democráticos del país, apoyándose en una constitución a su antojo y poder gobernar de por vida. Solo cabe incrementar la presión internacional condenando las locuras de este descerebrado y que el resentido Pablo Iglesias (Podemos) se decida a abandonar su sepulcral silencio y criticar las locuras políticas de su presunto benefactor... ¡¡Tiempo al tiempo!!

Comparte este contenido:

Comments are now closed for this entry