Catalonia: el País de las Maravillas

RAMÓN FERNÁNDEZ

Ramón Fernández de TirsoCatalonia nos va seguir dando días de gloria, gracias a los independentistas. Por de pronto ya tenemos presidente de la Generalitat: Quim Torra, el nuevo Capitán Catalonia, porque así se deduce de su discurso de investidura y de las contestaciones a los grupos de la oposición.

Los independentistas han vuelto a superarse así mismos, porque es maravilloso escuchar a un candidato a la investidura decir que su presidente es Carles Puigdemont y que él es un Presidente Provisional; en definitiva, un mandado del fantasma de Berlín. Nuestro nuevo Capitán Catolonia (Quim Torra), es un conservador de lo más rancio, xenofobo e independendista absolutamente convencido; tanto, que le sobra la mitad de la población catalana, y no digamos el resto de España; un apóstol del independentismo, que es de suponer, que cada día al levantarse hablara en primer lugar con Carles, y a continuación con la Moreneta; menudo dolor de cabeza va acabar teniendo ésta, porque este tipo de políticos se caracterizan sobre todo por su insistencia, así que aunque la Moreneta intente razonar con él, no va haber manera; yo de ella me pedía una baja temporal y pensaba seriamente en pedir las correspondientes prórrogas y aun así, veremos.

Esto de ejercer el poder en nombre del presidente en el exilio, habrá que ver que qué recorrido tiene, porque sería la primera vez que semejante originalidad política, no acabe mal entre los principales protagonistas, porque cuando un político llega al poder en una Comunidad Autonoma, o en el Gobierno de la Nación, en cuanto toma asiento en el sillón, descubre la existencia del correspondiente Boletin Oficial, un elemento transcendente de la erótica del poder. No obstante, conviene no olvidar que estamos en Catolonia: Pais de las Maravillas, y por tanto, que asistamos a una nueva originalidad, que ésta es posible que salga bien a los independentistas.

En cualquier caso, el enfrentamiento con los poderes del Estado Español está servido, aunque desconocemos si traspasarán de nuevo todas las líneas rojas, porque de ser así, el juez Llarena puede ir despidiéndose de sus vacaciones, y la verdad es que es difícil saber si esas líneas se traspasaran, porque como sucede a veces en estas cosas, los acontecimientos se les pueden ir de las manos. Lo que si tenemos asegurado es que con el Capitán Catalonia y su Gobierno, volverá a tensarse la cuerda, y una vez más los líderes del indepentismo y sus edecanes, volverán a arreciar en la defensa de su causa con el cinismo y la mentira que les caracteriza, pero lo cierto es que su parroquia se harta de aplaudirlos, y además la parroquia acaba de descubrir una nueva religión. Y ya se sabe, la fe, mueve montañas. Y por si fuera poco la orden benidictina de Monserrat, a través de las homilías de sus monjes, tratan de persuadir al personal que desee oírlos, de las bondades morales de su causa.

Así que dispongámonos a oír y ver “la pasión de catalanes”, de la que con toda seguridad vamos a acabar completamente hartos.

Comparte este contenido:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar