Arqueólogos municipales hallan una mierda de perro en una calle de Alicante con más de trescientos años de antigüedad

Foto cedida por el Departamento de Arqueología del Ayuntamiento de la caca en el lugar exacto en el que fue encontrada

Foto de la caca cedida por el Departamento de Arqueología del Ayuntamiento en el lugar exacto en el que fue encontrada

Arqueológos del Ayuntamiento de Alicante, en colaboración con la Cátedra de Paleontología de la Universidad lucentina y bajo la estrecha vigilancia del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), han datado en torno a 1719 el año en el que fue depositada una mierda de perro hallada en una calle de un barrio periférico de la capital de la Costa Blanca. El descubrimiento, que será publicado en las prestigiosas revistas especializadas Science y Mascotas, ha entusiasmado a los expertos porque desvela dos asuntos de vital importanacia. Por un lado, que los canes ya en aquel entonces defecaban en la vía pública y, por el otro, que ni sus propietarios ni los servicios de limpieza retiraban el producto resultante de las digestiones de estos entrañables amigos de los seres humanos El excremento se encuentra en perfecto estado de conservación aunque deberá ser sometido a un leve proceso de restauración, tras lo cual viajará al Museo Arqueológico (Marq), donde ya se prepara una exposición antológica. Los vecinos de la zona se han mostrado sorprendidos ante el revuelo ocasionado. ‘Siempre ha estado aquí. Cuando éramos niños jugábamos al corro de las patatas a su alrededor aunque, eso sí, nuestros padres nos tenían terminantemente prohibido tocarla’, recuerda Sinforosa Garcinúñez, una residente en la zona que se muestra contraria a que se la lleven. ‘Al menos que nos traigan una réplica o nos pongan una placa. Es que una se acostumbra’, dice.

Esta entrada fue publicada en general y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *