La travesía del desierto del PSOE causa una epidemia de insolaciones entre sus dirigentes y cargos

Rubalcaba señala las quemaduras de primer grado que el sol le causo en la calva

Rubalcaba señala las quemaduras de primer grado que el sol le causó en el excuero cabelludo

Todas las señales de alarma se han encendido en el PSOE al registrarse un inusitado número de insolaciones entre sus dirigentes y cargos. El secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, atribuye la extraña epidemia a la travesía del desierto que el partido está llevando a cabo desde que perdió las elecciones generales de forma abrupta. Esta es la razón por la que ha encargado varios miles de sombrillas, sombreros de paja y alguna boina que, a partir de ahora, formará parte de la impedimenta socialista en mítines y demás actos orgánicos e inorgánicos que se celebren hasta los próximos comicios. “No se puede ir con la cabeza descubierta por según que lugares”, ha señalado a modo de resumen mientras abrevaba en un oasis.

Esta entrada fue publicada en general y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *