Rajoy se reúne con su mujer para saber si ella tampoco estaría dispuesta a darle su voto en la investidura

Rajoy besa apasionadamente a su esposa con mayoría absoluta Eran otros tiempos

Rajoy besa apasionadamente a su esposa con mayoría absoluta. Eran otros tiempos

La soledad de Mariano Rajoy de cara a su hipotética investidura como nuevo presidente del Gobierno ha quedado escenificada en la reunión que mantuvo ayer en la cocina de la Moncloa con su esposa Viri para conocer de primera mano si tampoco ella estaría dispuesta a darle un voto de confianza. El encuentro se prolongó a lo largo de dos horas y, pese a las ofertas que el líder del Partido Popular puso sobre la mesa, junto al convoy de las especias y el chopped, su mujer se mostró reacia a aceptarlas como moneda de cambio, según ha podido saber La Badana. Rajoy estudia ahora negociar con el jefe de jardinería del complejo y no descarta extender sus propuestas a los cocineros y demás personal del servicio doméstico de su residencia oficial. En el caso de que tampoco se avengan a investirle baraja extender las negociaciones al gato, si lo encuentra.

Esta entrada fue publicada en general y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *