Un comerciante se disloca el hombro cuando le hacía la ola a una clienta que le compró una lavadora

La caída del consumo a consecuencia de la crisis económica empieza a cobrarse sus primeras piezas. Un comerciante de Granja de Rocamora, en la provincia de Alicante, tuvo que ser atendido por el SAMU en su propio establecimiento después de que se dislocara el hombro cuando hacía la ola a una clienta que le compró una lavadora de carga superior sin titubear. Testigos presenciales aseguran que el propietario del comercio sufrió un ataque de entusiasmo que le llevó a levantar los brazos y a bajarlos repetidamente mientras viagra sin receta medica peru coreaba “oe, oe oe oeee”. El hombre sintió entonces una “fuerte punzada en la parte superior del brazo”, según consta en el parte médico, que le obligó a deponer su actitud de euforia. El Ayuntamiento de la localidad ha emitido un comunicado en el que aconseja que “dada la falta de costumbre de los comerciantes en materia de ventas, y ante la posibilidad de una operación de compra, se haga un calentamiento previo para mantener los músculos y los huesos en perfecto estado de revista”.

Esta entrada fue publicada en general y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *