Una familia de buitres anida en el tejado de Les Corts atraída por el hedor a corrupción que sale de dentro

La pareja sobrevuela constantemente el parlamento autonómico creyendo que los diputados corruptos se comen

La pareja sobrevuela constantemente el parlamento autonómico creyendo que los diputados corruptos se comen

Una familia de buitres integrada por la pareja progenitora y dos polluelos ha anidado en el tejado de las Cortes Valencianas desde hace semanas. Los ornitólogos del Centre de Estudis Ambientals de la Comunitat consideran un caso insólito en la historia de la Zoología el hecho de que un grupo de estas aves carroñeras de gran envergadura e imponente porte hayan decidido convivir con seres humanos en un área urbana y lo atribuyen al fuerte hedor a corrupción que emana del parlamento autonómico, donde once de los diputados del PP están imputados en diversas causas relacionadas con el mangoneo y la depredación de fondos públicos. El presidente de la Cámara Juan Cotino, cuyo nombre suele aparecer en muchos de los escándalos que se registran en la terra de la mare de deu, ha ordenado desalojar a los incómodos detectores de podredumbre, pero el juez de guardia ha prohibido el desahucio amparándose en la Ley de Protección del Menor y ha recomendado como medida alternativa la utilización a mansalva de ambientadores. “Si son de pino, mejor que mejor”, ha añadido para concluir su resolución.

Esta entrada fue publicada en general y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *