VIGESIMOPRIMER Y SEGUNDO DÍA: Epílogo

DSCF5002

Perfil de parte del Upper neoyorquino

Que el epílogo de estos viajes sea la ciudad de Nueva York ya viene siendo un clásico. La ciudad que nunca duerme, como diría Woody Allen en “Un final Made in Hollywwod“, esa totémica figura asfáltica de referencia casi única del genial realizador, pintada y filmada en blanco y negro y en todos los colores, la ciudad de “Todo lo demás”, “Melinda y Melinda”, “Manhattan”, Celebrity”, “Hanna y sus hermanas“, ….., y tantas otras; la ciudad de las mil razas, la convivencia perfecta de todas las tendencias, meta de los artistas más emprendedores y quimera de los que buscan hacer fortunas rápidas. Nueva York siempre será Nueva York y siempre existirá un estado de ánimo en contra o propicio para que veamos esta ciudad con una cara o con otra. Partimos de Nueva York con una tormenta descomunal, rayos y relámpagos muy cerca y con un atasco de tamaño sideral que nos hubiera alejado de nuestro ánimo cualquier iniciativa para visitarla de nuevo.
Y de nuevo allí estábamos. Sigue leyendo

VIGÉSIMO DÍA: Seattle.

En la quinta avenida de la ciudad de Seattle, hay una placa de metal dedicada a Jimi Hendrix, mejor guitarrista de todos los tiempos de acuerdo a una votación popular de la revista Rolling Stone; Hendrix que nació en Seattle, murió en Londres de sobredosis cuando tenía 27 años.  Kurt Cobain murió en Seattle de un disparo de escopeta en la cabeza. Fue uno de los pioneros del sonido “Grunge”, algo más que un sonido: una forma de vida. Cuando observes, querido lector, unos pantalones vaqueros rotos por las rodillas, o una camiseta de aspecto sucio, piensa que esa moda grunge nació en Seattle. Kurt Cobain fue el fundador del grupo Nirvana y murió con 27 años. Los mismos que tenía Brian Jones, del grupo Rolling Stones que apareció ahogado en la piscina de su casa de Londres o Janis Joplin que murió de sobredosis o Amy Winehouse recientemente.

DSCF4984

Uno de los músicos callejeros que se gana la vida de los donativos de los turistas que lo rodean. Algunos son buenos, de verdad.

Hoy, último día antes de Nueva York, tradicional fin de nuestros viajes al imperio, lo hemos dedicado a recorrer Seattle. Para quien no esté al corriente de esta ciudad y piense que es una ciudad de la costa oeste semejante a San Francisco o Vancouver, quiero decirle que se equivoca. Seattle es una ciudad muy complicada, no es una ciudad amable y lógicamente no tiene nada que ver con San Francisco y mucho menos con Vancouver. Seattle está cruzada literalmente por autopistas. Cuando estuvimos en 2011 en Saint Louis ya dijimos que la fábrica de cervezas “Budweisser” cuya sede es un excelente edificio modernista de finales del siglo XIX, estaba rodeada por las autopistas 64 y 44, con la particularidad de que las citadas vía de comunicación, en paso elevado, pasaban a menos de cincuenta metros de la fachada del edificio de “Budweisser”. Sigue leyendo

DECIMOCTAVO Y DECIMONOVENO DÍAS: Vancouver y el parque Stanley

“la memoria de James y Cristina Morris nos acompañará siempre y para nosotros es un orgullo. Esta noche habrá dos vecinos menos aquí en la tierra, pero dos nuevas estrellas brillarán en el cielo”. Esta leyenda está colocada en una placa remachada en un banco del parque Stanley de Vancouver. Cada banco de la ciudad está dedicado a un vecino o a una familia. Esta dediatoria me recordó algo que pude observar hace unos años paseando por el “Village” neoyorquino. Los parterres situados delante de las elegantes casas tenían inscripciones similares. Es una manera ecariñosa de recordar a las personas y no perder esa sensación de proximidad del barrio que, desgraciadamente, en las ciudades de nuestro país se ha perdido.

DSCF4922

El día 20 de julio, cogimos nuestra Chevrolet Trasverse y enfilamos la Interestatal 5 Norte con destino a Vancouver. Arrancar cuatro personas es tremendamente complicado, cuando uno está en el servicio, el otro ha hecho la colada, el tercero termina un café a base de agua sucia de radiador de coche con “leche venenosa” y el cuarto sigue impertérrito leyendo “la Republica” en Internet. Pero curiosamente, a las doce de la mañana ya estábamos en movimiento. La distancia Seattle – Vancouver no es excesiva pero no existe circunvalación en Seattle y hay que recorrer todo el centro para salir de la ciudad. El tráfico es muy denso y nos llevó una hora salir del centro.  Cuando ya creíamos haber dejado atrás el caótico tráfico y tras varios kilómetros, apareció una luminosa señal en la autopista: “Canada Border 40′”. Otro atasco para poder cruzar la frontera occidental con Canadá. Sigue leyendo

DECIMOSÉPTIMO DÍA: Orcas en la bahía de Puget y las islas san Juan

“De repente asomó una aleta dorsal negra; a continuación un chorro de agua muy pulverizada y posteriormente la aleta caudal plana. En el  barco apenas íbamos quince personas. Posteriormente apareció un mamífero de cerca de 7 toneladas de peso, de color negro con motas blancas muy grandes. Majestuosamente se elevó en el aire para caer con estrépito, levantando montañas de espuma. Una orca apareció y enseguida otra y otra, y dos más al sudeste del barco y una más pequeña por la popa. Un espectáculo. Como si una de ellas hubiese dado la orden, se colocaron todas juntas, sumergiéndose para volver a asomar, primero la aleta dorsal, emitir el chorro de agua pulverizada, la aleta caudal plana elevada hacia el cielo para hundirse en un mar oscuro. Segundos más tarde volvían a aparecer de cuerpo entero, y volvía el ritual de elevarse y volver a caer”

DSCF4850

Los primeros avistamientos

Para comenzar bien una actividad es necesario tener una serie de necesidades primarias cubiertas. Por ello, el 19 de julio, aniversario de Gianna y de mi hijo Hugo, antes de embarcarnos en Port Townsend, al norte de Seattle, para visitar la Isla de San Juan y avistar las ballenas, decidimos comer algo. Encontramos un restaurante con cierto estilo antiguo llamado “Public House Grill”. A pesar de estas en zona costera sorprendentemente no había restaurantes marineros donde poder degustar un buen pescado. Carne para mis compañeros y una sopa casera de buey para mí. Estaba todo realmente exquisito. Para beber pedimos cerveza local tostada que me recordó aquella “Saint Charles” que probamos en Denver.

DSCF4784

El local donde se hizo una comida rápida antes de subier al barco en busca de orcas y ballenas

Sigue leyendo

DECIMOSEXTO DÍA: El bosque petrificado camino de Seattle y el Pacífico.

No esperábamos ninguna parada en nuestro camino entre Coeur D’Alene y Seatttle. Sin embargo, una vez más, la sorpresa nos sorprende con sorpresas:El bosque petrificado.

DSCF4739

Aspecto del sol a las seis y media de la mañana en Coeur d’Alene

la temperatura en la mañana del 18 de julio, era de 12º C, hacía frío y había una gran bruma que me recordaba la campiña francesa en invierno. El sol aparecía como un punto rojizo en el cielo que apenas podía verse a través de la neblina.

DSCF4744

Un poco más cerca de nuestro destino

Siguiendo la Interestatal 90, llegamos a un cruce de caminos: Seattle y Spokane. Siempre hacia el oeste buscando el Pacífico, enfilamos la ruta de Seattle, la ciudad natal de Jimi Hendrix. Cruzando desde Idaho hasta Washington, el paisaje cambia bruscamente y pasa del verdor de grandes praderas al desierto más agreste.

DSCF4748

El paisaje se volvió desértico cuando abandonamos Idaho y entramos en Washington.

La carretera sigue el curso del Río Columbia, tributario del Pacífico pues hace muchos kilómetros que cruzamos la divisoria de aguas. Comienzan  a aparecer columnas basálticas en medio de la imponente soledad del paisaje, con apenas unas especies vegetales especialmente adaptadas para sobrevivir en una ausencia casi absoluta, de agua a pesar de la presencia del río. Y en una de las curvas del camino se nos muestra un cañón, más pequeño que el del río Colorado, en Arizona, y que su encajamiento se ha transformado en un embalse cuya agua la suministra el río Columbia. Sigue leyendo

DECIMOQUINTO DÍA: De Kalispell a Coeur d’Alene y el lago de Flathead

Querido lector: Ya nos despedimos de Montana y hemos entrado en el estado de Idaho, que tiene forma de pera con la parte más delgada mirando hacia el norte, frontera con Canadá. Durante cientos de años, los “amerindios” de esta zona, vivieron alrededor de los lagos y ríos del norte de Idaho. Los indios “Kootenal”, vivían en el norte, justo en la frontera con Canadá; los Nimipu vivieron más al sur, en la confluencia de los ríos Snake y Clearwater, mientras que los “Schee Chu Umsh” ocuparon tierras intermedias. A principio del siglo XIX, los franceses llegaron a estas tierras situadas entre Montana y el Pacífico y a la tribu de los “Schee chu Umsh” como era una palabra muy complicada, le llamaron “Coeur de’Alene”, mientras que a los “Kootenai” les pusieeron el nombre de “Pend oreilles” o pendiente. Así comenzaron a instalarse los primeros pobladores en Idaho y por ello, muchos habitantes de esta zona, hablan francés y los nombres de gran parte de las ciudades tienen nombre francés. El Padre Desmet fundó una misión en esta zona que llamó Misión del Sagrado Corazón y a partir del área ocupada por la misión, se fueron desarrollando las ciudades.

DSCF4729

Fue en 1878 cuando el General William Sherman, tras la derrota de “Litle Big Horn” donde el sanguinario Teniente Coronel Custer fue humillado, derrotado y muerto por “Sitting Bull”, Toro Sentado, instaló una serie de plazas militares, los conocidos como “fuertes”, en la zona para propiciar el desarrollo económico de la misma, la llegada del ferrocarril y la contención de la amenaza india a la constitución del nuevo estado. Mientras el “fuerte” de Coeur d’Alene (el corazón de un búho), la ciudad donde estamos, se estuvo construyendo, uno de los soldados encontró unas pepitas de oro en el río que lleva el nombre de la ciudad. Ello desató, una vez más, como ocurrió en Wyoming y Montana o como ocurrió en California, en el Valle de la Muerte, la denominada “Gold Rush” o fiebre del oro que inmortaliza Neil Young en su álbum “after the gold rush” o después de la fiebre del oro. Sigue leyendo

DECIMOCUARTO DÍA: Parque Nacional de los Glaciares.

“No sólo la presencia de comida sino también su olor, puede atraer a los animales salvajes del parque. Basura, latas, recipientes, papeles que han contenido comida y demás utensilios que puedan excitar a los animales salvajes y sobre todo a los osos, deben estar perfectamente guardadas y utilizarse únicamente cuando se vaya a preparar la comida. Es su responsabilidad y por su seguridad, la de sus vecinos y la de los animales salvajes, cumpla esta norma. Si en un momento dado ve que un oso o animal salvaje se acerca, aléjese rápidamente de él”. Este mensaje aparecía en una placa de metal adherida a cada una de las mesas situadas en la zona de descanso en el parque nacional de los glaciares.

Matrícula de indios pies negros de Montanas

Los indios pies negros (Blackfeet), usan este distintivo en las matrículas de sus vehículos.

Hoy se cumplen dos semanas desde el comienzo de nuestro viaje. Dos semanas comiendo ensaladas, jamón de york y alguna hamburguesa. Nuestro querido Joaquín Martín “Tachi” no sólo nos reprende y alecciona sobre las cuestiones evolutivas, algo de lo que él es un experto, como todo el mundo sabe, sino también nos envía fotografías a través del Whatsapp de determinados arroces que consume a la “orillita del mar”, lo cual nos llena de melancolía y dulce envidia que como es un pecado capital, pediremos perdón al Altísimo. Sigue leyendo

DECIMOTERCER DÍA: Cut Bank, “No name City”.

Se llamaba Thomas e iba acompañado de su mujer y su cuñada y se sentaron a nuestro lado. Estábamos en una zona de descanso y Pic Nic en la carretera federal 15 que nos llevaba a nuestro destino, previo a la visita al parque de los Glaciares que efectuaremos mañana, hoy por el lector. Como la gente es muy amable, nos saludaron cuando llegamos y nos preguntaron si éramos de Illinois a juzgar por la matrícula de nuestro vehículo. Le respondimos que veníamos de España a conocer las profundidades de este país.

DSCF4417

Aquello les sorprendió pues no esperaban encontrar un español en estas latitudes. Thomas nos habló de Barcelona, Madrid y poco más, pero al menos pudo situar España en el mapa. Lo realmente sorprendente vino después: “Aunque la matrícula de mi vehículo es del Estado de Washington, nací y viví en Arkansas y fui colaborador del Presidente Clinton, ahora vivo en Seattle y me dedico a viajar con mi mujer y su hermana a las que quiero mucho”, nos dijo Thomas mientras terminaba su tercer trozo de tarta de chocolate. “La preparó mi mujer antes del viaje”. Seattle pertenece al estado de Washington, situado al noroeste del país. La capital de la Unión, Washington, es un distrito, no un estado y por ello se le añaden las siglas DC (Distrito Columbia). Sigue leyendo

DUODÉCIMO DÍA: La minería en Montana.

“Doctor Ironside, se garantiza que extraemos los dientes sin ningún dolor”.

DSCF4561

Hoy ha sido otro día de descanso, 14 de julio de 2014, fiesta nacional francesa, “Allons enfants de la patrie, le jour de gloire est arrivé”, y lo aprovechamos para desplazarnos ciento treinta kilómetros hasta la vecina localidad de Butte, hacia el Oeste, por la Interestatal 90 que como ya dijimos, cruza el país desde el atlántico hasta el pacífico. Butte es una tranquila ciudad de Montana, con una Universidad Tecnológica dedicada a la minería y con unas minas que en tiempo pasado, a principios del siglo XX, tuvo su gran esplendor y que en la actualidad, abandonada la extracción del mineral, mantiene un museo de la minería en las antiguas instalaciones mineras.

DSCF4593

Sigue leyendo

UNDÉCIMO DÍA: Montana, frontera con Canadá.

Hoy, domingo 13 de julio de 2014, hemos hecho un alto en el camino después de recorrer tres mil quinientos kilómetros desde nuestra salida de Nueva York en coche, por cancelación de dos vuelos de American Airlines a Chicago debido al huracán Arturo. Tras visitar el parque de Yellowstone , al cual volveremos mañana por su entrada norte, hoy nos hemos tomado un día de descanso para visitar la ciudad de Bozeman, en el estado de Montana y frontera por el norte con los estados de Alberta y Sascatchewan, ambos en Canadá. Ello puede indicarnos el tipo de  climatología de Montana.

DSCF4560

En invierno se pueden alcanzar los -10º C y en verano, en el mes de julio, los 32 ºC. Un clima típicamente continental con “nueve meses de invierno y tres de infierno” que afirmaba la enciclopedia Álvarez. Montana tiene una superficie similar a la de Japón, pero apenas cuenta con un millón de habitantes. Su economía se basa en la agricultura, la minería y la industria maderera. En la actualidad el turismo es una fuente de desarrollo debido a la universidad que atrae a gran cantidad de estudiantes. Los norteamericanos suelen poner en las matrículas de los coches gran cantidad de información: “Veterans” si han estado en alguna guerra, “Purple Heart” si presentan esa condecoración, “Handicape” si tienen alguna deficiencia física y todas las matrículas incluyen el nombre del estado y un lema. Montana tiene el lema del “Treasure State” o “Estado del Tesoro”. Sigue leyendo