PRIMER DÍA: Chicago, sueño imposible.

“Si el agente de seguridad de la oficina de seguridad en el transporte no puede abrir su equipaje para ejecutar la inspección del mismo, por motivos de seguridad, debido a que dicho equipaje esté asegurado con un dispositivo bloqueante, el oficial podrá forzar la cerradura de su equipaje y lamentamos sinceramente cualquier inconveniente que esta acción le haya causado a su cerradura debido a esta medida de seguridad”.  Esta nota apareció en el interior de la maleta de uno de nosotros debido a las extraordinarias medidas de seguridad que en fechas cercanas a la fiesta nacional americana, 4 de julio, han sido puestas en funcionamiento en todos los aeropuertos de la unión.

Tras el 11 S, la seguridad en los aeropuertos americanos se ha extremado hasta el extremo de pasar varias veces por arcos de seguridad, toma de huellas, fotografía, visado, pasaporteEstuario del East Rivar

Estuario del East Rivar

Por si ello no fuese suficiente, estamos comprobando que cada día es más complicado el desplazamiento en avión. La presencia de compañías de precios bajos ha generado un tratamiento hacia el viajero cada vez peor y que en ocasiones, se acerca al insulto. Ayer arribamos al aeropuerto JFK de Nueva York para enlazar con el vuelo a Chicago. Los billetes los emitió British Airways, operaba Iberia y el trayecto Nueva York Chicago, lo operó American Airlines. Una gran tormenta en el aeropuerto O’Hare de la capital de Illinois, motivó la cancelación del vuelo. Tras cuatro horas en el avión esperando la salida, el piloto devolvió al pasaje a la terminal, descargaron los equipajes y sin más explicaciones, nos dejaron literalmente tirados en el aeropuerto de Nueva York. Hacía 26 horas que habíamos salido de Alicante, comiendo en el avión y con mucho cansancio. Un “company car” nos llevó al barrio neoyorquino de Queen’s, cercano a JFK y allí encontramos un motel donde reposar la osamenta fatigada. Y como los niños, a dormir sin cenar.

A través de los vidrios, los aviones en paro por la tormenta en Chicago

A través de los vidrios, los aviones en paro por la tormenta en Chicago

Ese fue el motivo, querido lector, por el cual esta mañana, hora de España, no ha tenido nuestra habitual contribución, pero lo que no ha disminuido es nuestras ganas de  conocer esta parte de USA y la ilusión por contarlo a nuestros lectores.

Esta tarde, a las 19.45 o bien a las 7.45 pm (post meridian) como aquí afirman, saldremos, dios o manitú mediante, hacia nuestro destino en esta primera etapa: Chicago. Allí estaremos dos días conociendo esa gran ciudad que está azotada por unos vientos y tormentas tremendos y disfrutando del lago Michigan y sus alrededores. Tenemos la gran ventaja que una amiga de mi hijo Juan, que ahora vive en Nueva York, vivió en Chicago durante dos años y nos ha enviado una relación exhaustiva de clubes de Jazz, museos, edificios, restaurantes y demás puntos de interés. Gracias a Ana Herrero, podremos contarlo a nuestros lectores.

En la barandilla del estuario, esperando el tiempo necesario para el traslado a La Guardia, aeropuerto secundario de NYC

En la barandilla del estuario, esperando el tiempo necesario para el traslado a La Guardia, aeropuerto secundario de NYC

Estamos en Queen’s, un bello barrio neoyorquino, con unos estuarios del east river fantásticos. Las típicas construcciones americanas de la zona, “Nueva Inglaterra”, que cuentan con embarcaderos propios en las entradas del rio. Zona muy tranquila, de bellos y cuidados jardines y parques tales como el “Forest Park” al cual nos dirigimos en este momento intentando aprovechar estas horas de estancia en nueva York. A pesar del cansancio de ayer, apenas dormimos cinco horas. Nos acostamos a la una y media de la madrugada (hora local), seis horas más en España y a las seis de la mañana, la claridad entraba por la ventana y nos despertamos sin sueño y con muy poca sensación de cansancio. El desayuno ha sido típicamente americano: huevos fritos o revueltos con bacon y tostadas. De bebida un café americano con la famosa “leche venenosa” de la que hablamos en nuestro viaje anterior.

Si no sale en las fotografías Eduardo Seva es debido a ser el autor de las mismas en la mayoría de las ocasiones.

Esta noche, ya madrugada en España, cuando arribemos a Chicago, tendremos una nueva intervención. Buenos días en Queen’s (NY), buenas tardes en España.

3 pensamientos en “PRIMER DÍA: Chicago, sueño imposible.

  1. Claudia

    Pero bueno!!!
    Ya estáis ahí amigos!
    Vaya faena lo del avión. Esos tíos son unos canallas. Espero que en el segundo intento la cosa funcione. Si no ya hago yo un par de llamadas al Pentágono. 😉
    Bueno , deseando ya que contéis algo de vuestras primeras impresiones de Chicago!

    Y sacad alguna fotito al Edu para que le vea!

    Besitos a todos!

  2. Silvita

    Los comienzos siempre son duros, o eso dicen, pero también dicen que lo bueno se hace esperar… Aunque un par de días tirados en NY no es nada para unos jubilautas aventureros como vosotros. Desde Alicante (que tiene menos glamour que NY) os mandamos muchos besos, especialmente para mi geojubilauta preferido (tu nieto le ha dejado claro hoy a su prima que los dinosaurios son “de mi abuelito” y no se pueden tocar …te echa de menos tanto como nosotros) Disfrutad mucho de Chicago ahora que no hay ley seca ( porque si hubiera, seguro que no íbais 😉 )

  3. Silvita

    Se me olvidaba…ONO sí tiene servicio en USA. La compañia asociada es AT&T Mobility y podeis activarlo llamando a éste teléfono: +34 963 033 975.
    Intenta arreglarlo papá que tienes a mamá preocupada. Otro besazo.

Los comentarios están cerrados.