DECIMOSEXTO DÍA: El bosque petrificado camino de Seattle y el Pacífico.

No esperábamos ninguna parada en nuestro camino entre Coeur D’Alene y Seatttle. Sin embargo, una vez más, la sorpresa nos sorprende con sorpresas:El bosque petrificado.

DSCF4739

Aspecto del sol a las seis y media de la mañana en Coeur d’Alene

la temperatura en la mañana del 18 de julio, era de 12º C, hacía frío y había una gran bruma que me recordaba la campiña francesa en invierno. El sol aparecía como un punto rojizo en el cielo que apenas podía verse a través de la neblina.

DSCF4744

Un poco más cerca de nuestro destino

Siguiendo la Interestatal 90, llegamos a un cruce de caminos: Seattle y Spokane. Siempre hacia el oeste buscando el Pacífico, enfilamos la ruta de Seattle, la ciudad natal de Jimi Hendrix. Cruzando desde Idaho hasta Washington, el paisaje cambia bruscamente y pasa del verdor de grandes praderas al desierto más agreste.

DSCF4748

El paisaje se volvió desértico cuando abandonamos Idaho y entramos en Washington.

La carretera sigue el curso del Río Columbia, tributario del Pacífico pues hace muchos kilómetros que cruzamos la divisoria de aguas. Comienzan  a aparecer columnas basálticas en medio de la imponente soledad del paisaje, con apenas unas especies vegetales especialmente adaptadas para sobrevivir en una ausencia casi absoluta, de agua a pesar de la presencia del río. Y en una de las curvas del camino se nos muestra un cañón, más pequeño que el del río Colorado, en Arizona, y que su encajamiento se ha transformado en un embalse cuya agua la suministra el río Columbia.

DSCF4750

El encajonamiento del río Columbia

Se trata del “Wanaku State Park” y el “Gymkgo petrified forest”. El parque Wanaku y el bosque petrificado que  contiene el “árbol sagrado de China”

DSCF4757

Aspecto de árbol, pero en lugar de madera, son compuestos químicos, básicamente de silicio. El bosque petrificado.

El basalto es la prueba evidente de que nos encontramos en zona volcánica. Los bosques de dicha zona, fueron recibiendo partículas emitidas por los volcanes y que iban depositándose en el suelo y cubriendo las especies arbóreas. Una erupción volcánica hizo el resto, tapando completamente el bosque, el cual, en ausencia de oxígeno fue intercambiado la madera por compuesto químicos que debido a la alta temperatura y presión, se  colocaron en la misma disposición que la madera de los árboles. Ello ha generado unos formaciones con forma de árboles pero cuyo tronco son compuestos químicos, es decir un bosque petrificado de aspecto fantasmal pero cuando lo observas de cerca, encuentras formas bellísimas allí donde miles de años atrás estaba el Xilema.

DSCF4766

Equipo que descubrió el bosque petrificado

El descubrimiento de las especies petrificadas ocurrió en 1930.

La temperatura en el parque se acercaba a los 38º C pero como hacía viento y la humedad era muy baja, no teníamos sensación de agobio, quizá una cierta evidencia de falta de hidratación pero eso se combate con una botella de agua. Salimos del parque y yendo hacie el suroeste encontramos el volcán más importante de este país y que entró en erupción, por última vez, hace veinte años. El presidente de entonces, creo que George Bush padre, sobrevoló la zona y se horrorizó al observar la cantidad de centrales nucleares que había en la zona de influencia del volcán. Ello provocó, entre otras cuestiones incluida el accidente en Harrisburg, (Three miles island), la paralización del programa nuclear estadounidense.DSCF4755

En otro recodo del camino, nos aparece un monte impresionante, cubierto por la nieve: Se trata del monte Olimpic, pero esto será objeto de otro comentario puesto que lo visitaremos el día 22.

Conforme nos acercamos a Seattle, el paisaje vuelve a cambiar. Aparece el color verde, el bosque de coníferas y en especial la reina de las coníferas de esta zona: el abeto “Douglas”.

DSCF4762

Faltaba Caravello pero alguien tuvo que hacer la foto.

La entrada a Seattle ha sido muy complicada. Una autopista de cuatro carriles por cada dirección, totalmente  colapsada puesto que era viernes, fin de quincena y salida de vacaciones. Hemos tardado casi tres horas en recorrer unos cuantos kilómetros, pero afortunadamente hemos llegado. Nos vamos a cenar a “Pacific Grill”, en la vecina localidad de Tacoma y mañana será otro día para poder visitar la Isla de San Juan y avistar, si ello es posible, las ballenas de esta zona del Pacífico.

Buenas noches en Seattle, nueve horas menos que en España, buenos días queridos compatriotas.

 

2 pensamientos en “DECIMOSEXTO DÍA: El bosque petrificado camino de Seattle y el Pacífico.

  1. Tete

    Qué pais de contrastes, los días pasados bosques, glaciares, praderas y de repente volveis a un paisaje casi lunar. En la foto lucís muy bien los tres, recuerdan las de la mili delante del barracón o la tienda de campaña. Seguramente en Seattle tendreis oportunidad de daros un pequeño homenaje gastronómico (¡un día es un día!). Las Fotos del viaje 2014 ya están desde hace un par de días disponibles, han quedado muy bien (un aplauso al fotógrafo). Bueno chicos, esto se va acercando a la meta y luego vuelo y descanso turístico en NY. Aquí sigue haciendo un calor de …… Saludos a los cuatro

  2. Juanito

    Brutal el comment del bosque petrificado “alla donde antes estaba el xilema”. No tengo mucho conocimiento de esa zona y deberia darme verguenza puesto que mi mujer es oriunda de Seattle. Prometo investigar mas a fondo. Las recomendaciones que os ha mandado a traves de mi parecen ser de lo mejorcito asi que tomaros unos minutos para googlearlas y sacarles el mejor jugo posible.

    Besos.

    Juanito

Los comentarios están cerrados.