Archivo de la etiqueta: Vancouver

VIGÉSIMO DÍA: Seattle.

En la quinta avenida de la ciudad de Seattle, hay una placa de metal dedicada a Jimi Hendrix, mejor guitarrista de todos los tiempos de acuerdo a una votación popular de la revista Rolling Stone; Hendrix que nació en Seattle, murió en Londres de sobredosis cuando tenía 27 años.  Kurt Cobain murió en Seattle de un disparo de escopeta en la cabeza. Fue uno de los pioneros del sonido “Grunge”, algo más que un sonido: una forma de vida. Cuando observes, querido lector, unos pantalones vaqueros rotos por las rodillas, o una camiseta de aspecto sucio, piensa que esa moda grunge nació en Seattle. Kurt Cobain fue el fundador del grupo Nirvana y murió con 27 años. Los mismos que tenía Brian Jones, del grupo Rolling Stones que apareció ahogado en la piscina de su casa de Londres o Janis Joplin que murió de sobredosis o Amy Winehouse recientemente.

DSCF4984

Uno de los músicos callejeros que se gana la vida de los donativos de los turistas que lo rodean. Algunos son buenos, de verdad.

Hoy, último día antes de Nueva York, tradicional fin de nuestros viajes al imperio, lo hemos dedicado a recorrer Seattle. Para quien no esté al corriente de esta ciudad y piense que es una ciudad de la costa oeste semejante a San Francisco o Vancouver, quiero decirle que se equivoca. Seattle es una ciudad muy complicada, no es una ciudad amable y lógicamente no tiene nada que ver con San Francisco y mucho menos con Vancouver. Seattle está cruzada literalmente por autopistas. Cuando estuvimos en 2011 en Saint Louis ya dijimos que la fábrica de cervezas “Budweisser” cuya sede es un excelente edificio modernista de finales del siglo XIX, estaba rodeada por las autopistas 64 y 44, con la particularidad de que las citadas vía de comunicación, en paso elevado, pasaban a menos de cincuenta metros de la fachada del edificio de “Budweisser”. Sigue leyendo

DECIMOCTAVO Y DECIMONOVENO DÍAS: Vancouver y el parque Stanley

“la memoria de James y Cristina Morris nos acompañará siempre y para nosotros es un orgullo. Esta noche habrá dos vecinos menos aquí en la tierra, pero dos nuevas estrellas brillarán en el cielo”. Esta leyenda está colocada en una placa remachada en un banco del parque Stanley de Vancouver. Cada banco de la ciudad está dedicado a un vecino o a una familia. Esta dediatoria me recordó algo que pude observar hace unos años paseando por el “Village” neoyorquino. Los parterres situados delante de las elegantes casas tenían inscripciones similares. Es una manera ecariñosa de recordar a las personas y no perder esa sensación de proximidad del barrio que, desgraciadamente, en las ciudades de nuestro país se ha perdido.

DSCF4922

El día 20 de julio, cogimos nuestra Chevrolet Trasverse y enfilamos la Interestatal 5 Norte con destino a Vancouver. Arrancar cuatro personas es tremendamente complicado, cuando uno está en el servicio, el otro ha hecho la colada, el tercero termina un café a base de agua sucia de radiador de coche con “leche venenosa” y el cuarto sigue impertérrito leyendo “la Republica” en Internet. Pero curiosamente, a las doce de la mañana ya estábamos en movimiento. La distancia Seattle – Vancouver no es excesiva pero no existe circunvalación en Seattle y hay que recorrer todo el centro para salir de la ciudad. El tráfico es muy denso y nos llevó una hora salir del centro.  Cuando ya creíamos haber dejado atrás el caótico tráfico y tras varios kilómetros, apareció una luminosa señal en la autopista: “Canada Border 40′”. Otro atasco para poder cruzar la frontera occidental con Canadá. Sigue leyendo