Rechazo frontal a la instalación de macrodepósitos de combustible en el puerto de Alicante

Todos los partidos con representación en el Ayuntamiento de Alicante (PP, PSOE, Guanyar, Ciudadanos y Compromís)  han exprsado su rechazo frontal a la instalación de macrodepósitos de combustible en el puerto. El presidente Puig ha intentado atenuar al malestar que empieza a traducirse en movilizaciones ciudadanas garantizando que Alicante tendrá el modelo de puerto que decidan los alicantinos.

LCV. Alicante / 22 de octubre de 2018

Con respecto al proyecto de instalación de una planta de combustible en el puerto de Alicante, el Alcalde ha insistido en el rechazo del equipo de gobierno a esta actuación y en su propuesta del pasado domingo, en la que exigía al presidente de la Generalitat que " suspenda el procedimiento de tramitación de la licencia y convoque a todas las partes implicadas a una reunión y a las instituciones incluida la universidad".

Barcala reitera que apuesta por "un modelo tecnológico – industrial y de desarrollo de investigación para el futuro del puerto" y pide no generar problemas innecesarios, ya que " los retrocesos son un mal augurio, y ya hemos tenido varios conflictos con el puerto, como el de los graneles, que hasta que se arregló ha sido un problema importante".

"Debemos abrir un proceso de diálogo en el que se escuchen y se valoren todos los argumentos para que el Puerto pueda desarrollar una actividad sostenible y al mismo tiempo sea compatible con el bienestar de los alicantinos", asevera el primer edil.

Por su parte, los concejales del grupo municipal socialista se han reunido ese lunes con los máximos responsables del Partido Socialista en Alicante con el objetivo de ratificar su postura conjunta sobre la instalación de depósitos de combustibles en el Puerto. Una vez celebrada la reunión han concluido que el Partido Socialista se opone totalmente a la instalación de depósitos de combustible en el Puerto.

"Depósitos de esas características son potencialmente peligrosos y crean un impacto que no puede, de ninguna forma, conjugarse con el modelo de ciudad que defiende el Partido Socialista", señalan los socialistas

Además, El PSOE recuerda que fue precisamente un alcalde socialista, Ángel Luna, quién más se opuso a este tipo de proyectos y quién suscribió, en 1995, el convenio que prohibía ese tipo de instalaciones en el Puerto y que suscribió el entonces presidente de la Generalitat Joan Lerma.

Por último, este grupocree que, como ya sucedió en 1995, "estamos hablando de un tema de ciudad en el que es imprescindible la unanimidad de todos los partidos y actores sociales".

 

 

 

Comparte este contenido: