El Castillo San Fernando recibe una inversión de 1,1 millones para su recuperación arquitectónica y mejora de accesibilidad

El Ayuntamiento de Alicante, a través de la Concejalía de Memoria Histórica y Democrática, dirigida por la edil María Dolores Padilla, ha aprobado en la sesión de la Junta de Gobierno la convocatoria de un procedimiento abierto simplificado para contratar la ejecución de las obras comprendidas en el proyecto de "Recuperación arquitectónica y accesibilidad en el Castillo de San Fernando de Alicante para su promoción cultural y turística".

LCV. Alicante / 21 de mayo de 2019

Con un plazo de ejecución de cinco meses y un presupuesto base de licitación de 1.155.276 euros, este proyecto se impulsa para potenciar el valor patrimonial y el carácter histórico y artístico del monumento.

Esta iniciativa, susceptible de ser cofinanciada al 50% en su Base Imponible por la Unión Europea a través del Programa Operativo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Comunitat Valenciana para la programación 2014-2020. "Una manera de hacer Europa".

Desde la Concejalía de la Memoria Histórica y Democrática el objetivo es recuperar, mantener y difundir la memoria de los eventos históricos de la ciudad. Para ello se busca potenciar, con actividades y propuestas abiertas a alicantinos y visitantes, los espacios de la Memoria de Alicante a través de Centros de Interpretación, de los que partan las visitas guiadas a los recursos de la Memoria existentes en esta ciudad, como el Centro de Interpretación será, precisamente, el Castillo de San Fernando.

Situación actual del emplazamiento

En la actualidad, el monumento presenta problemas de tipo físico, que suponen un riesgo inminente de pérdida o deterioro irreversible de sus fábricas originales, como consecuencia de los daños estructurales graves que se manifiestan. Además, se han identificado problemas de tipo funcional, por lo que, tras las actuaciones previstas, será posible recuperar aquellas partes que han sufrido y siguen sufriendo daños de tipo estético, físico, biológico, estructural y que podrían perderse sin solución de no actuar con inmediatez.

De esta forma, los objetivos principales de las obras consisten tanto en la consolidación y la restauración de aquellas zonas deterioradas para garantizar la seguridad de los usuarios, así como la rehabilitación de las superficies del Castillo para incluirlas en un itinerario cultural, que gestionará un futuro centro de interpretación que contará con dotaciones de servicios básicos en dos de las estancias de la fortaleza.

La propuesta de recuperación del castillo San Fernando potenciará el valor patrimonial y el carácter histórico y artístico del monumento, salvaguardará la materialidad y los elementos constructivos originales evitando que se sigan deteriorando y que puedan perderse para siempre, integrará armoniosamente, tanto con las fábricas originales como con el entorno, los añadidos necesarios e impulsará el turismo sostenible e inclusivo a través del diseño de un recorrido accesible que permita acceder a todos los espacios del Castillo.

El monumento tiene dos niveles organizados en terrazas y hoy en día se cuenta con tres puntos de acceso, aunque en origen la entrada al fuerte se producía tras ascender tres tramos de rampa desde el este de la ciudad. De estas rampas, la que arrancaba del nivel de la ciudad ha sido absorbida por las nuevas manzanas de vivienda y se conservan los otros dos tramos.

La restauración y recuperación de estos elementos de acceso constituye unas de las principales actuaciones, que la mejora de la accesibilidad por la entrada original reforzará la vinculación entre patrimonio cultural, naturaleza y turismo, puesto que se accederá al castillo por las rampas que rodean el Monte Tossal y desde las que se puede contemplar el paisaje urbano de Alicante.

Recuperación arquitectónica

En el acceso al Castillo desde la calle Ronda del Castillo se propone la demolición de la actual escalera rampante, la recuperación del acceso original mediante la construcción de una rampa, que tendrá continuidad con la que lleva a la Puerta de los Leones y lleguará hasta la calle Ronda del Castillo. Esta continuidad se conseguirá aplicando la misma solución de pavimentación.

Por otro lado, se propone intervenir sobre el muro que constituye actualmente el límite de lo que fue la rampa original, donde se construirá una barandilla continua con pletinas de acero corten. También se prevé, en paralelo a la rampa cuya recuperación está prevista, paralela a la rampa que se va a recuperar, se construirá una escalera con carácter auxiliar, integrada en el terreno mediante su construcción con pletinas de acero oxidado y barandilla con el mismo diseño que el de la rampa.

Para dotar de unidad y facilitar la transición entre estos espacios es necesario intervenir tanto en los paramentos que delimitan las terrazas superior e inferior como sus superficies horizontales. Allí, uno de los mayores problemas es la evacuación de aguas. Por tanto, las excavaciones en las mismas servirán para la construcción de nuevas pendientes y ejecución de puntos de evacuación de agua que no agraven los daños estructurales del edificio.

Una vez ejecutado el sistema de drenaje y evacuación de agua se ejecutará el pavimento principal de tierra apisonada y terrizo respetando las pendientes necesarias para la evacuación de agua hacia los colectores. También habrá zonas donde se colocará el mismo pavimento de hormigón de árido desactivado utilizado en las rampas de acceso al castillo.

Para salvar el problema existente de accesibilidad entre la terraza inferior y la superior, en especial en el área correspondiente al Torreón o baluarte circular, el proyecto contempla la ejecución de una superficie con una pendiente inferior al 5% que comparta superficie de arranque con la rampa de acceso a la terraza inferior y que se aprovechará para incluir una zona de descanso.

Estas intervenciones se deben llevar a cabo a través de excavación y supervisión arqueológica, durante la que se debe prestar especial atención a los puntos de anclaje de la única antena que se encuentra en este ámbito y cuya reubicación ya está siendo contemplada por el Ayuntamiento.

En cuanto a la escalera de varios tramos que comunica la terraza inferior con el mirador del Torreón Circular, se propone la reparación de los peldaños, de los remates y áreas de pavimento erosionados y la colocación de una barandilla.

El Torreón Circular y actual mirador, uno de los elementos más simbólicos del monumento, presenta grietas verticales que recorren sus fachadas desde la cimentación hasta la coronación, aunque se pueden apreciar numerosas reparaciones en la superficie del baluarte y en otros puntos del castillo.

Muchas de estas reparaciones siguen en buen estado y no han continuado agrietándose ni fisurándose, por lo que se dan por estabilizadas. Sin embargo, sobre las grietas que afectan al Torreón Circular, el movimiento ha continuado. Por tanto, las intervenciones que se proponen son el desbroce y limpieza de las áreas perimetrales y el estudio estructural exhaustivo, mientras se ejecuta la rehabilitación del resto de áreas de la fortaleza.

Este estudio estructural incluirá la monitorización continua durante ocho meses de cada una de las grietas y una vez se disponga de información detallada se intervendrá en la consolidación del baluarte. En todo caso, será necesario el cosido y consolidación de cada una de las grietas, así como la limpieza de paramentos, la eliminación de elementos biológicos colonizadores y el tratamiento de las superficies con productos para evitar su futura reaparición.

También es necesario intervenir en la superficie superior, en la terraza, para poder lograr un proyecto unitario e integral, a través del levantamiento del pavimento actual con supervisión arqueológica para resolver el drenaje y desagüe de esta terraza, que está generando problemas principalmente en el frente este del torreón, así como para intentar descubrir la traza de los sistemas defensivos de esta área.

Asimismo, se procederá a la optimización de la energía lumínica por medio de un sistema de ahorro energético, con la utilización de luminarias de alto rendimiento y lámparas de bajo consumo. Además, cuando la luz natural no garantice condiciones lumínicas suficientes, se pondrán en funcionamiento los sistemas de iluminación artificial, que consistirán en equipos de fluorescencia con reflector o puntos de luz de alto rendimiento óptico. Para el ahorro de estos se plantean sistemas de control según la estancia y se evitarán iluminaciones artificiales innecesarias en techos y paredes.

En cuanto al sistema de ahorro de agua, se tratará de implementar mediante la instalación de grifos temporizadores con sistema de pulsación y parada automática, de mecanismos de regulación de consumo de agua en las cisternas de los inodoros con sistemas de descargas interrumpidas o de doble descarga.

La fortaleza fue construida en la cima del Monte Tossal, en la parte poniente de la ciudad, con la finalidad estratégica e histórica de completar el sistema defensivo de Alicante, que tiene su centro en el Castillo de Santa Bárbara.

El Castillo de San Fernando fue construido durante la Guerra de la Independencia en la parte del monte más cercana a la ciudad. Dada su relevancia patrimonial, fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en el año 2001 y es un inmueble incluido en la Sección Primera del Inventario General del Patrimonio Cultural Valenciano. Desde los años cuarenta, este fuerte, por su ubicación privilegiada, se convirtió en lugar de recreo para alicantinos.

El castillo de San Fernando fue diseñado con máxima urgencia por el ingeniero Pablo Ordova ante la rapidez del avance francés, entre los años 1809 y el 1812. Estas circunstancias forzaron al ingeniero a adaptar la fortaleza a las irregularidades del terreno del Monte Tossal. Esta situación justifica la excepcionalidad del monumento, que combina baluartes poligonales con un baluarte circular, y resalta la necesidad de actuar con carácter urgente para evitar la pérdida de un ejemplar de tipología excepcional.

Además, este trazado irregular hace que la vinculación del monumento con el territorio sea uno de los principales valores patrimoniales del mismo. Por ello, la intervención que se propone va encaminada a potenciar esta integración entre el castillo y el emplazamiento, que en algunos puntos se ha perdido por falta de mantenimiento o por la construcción de elementos poco adecuados.

Protagonista EDUSI

El castillo de San Fernando es uno de los monumentos protagonistas de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (EDUSI) de Alicante. Este proyecto tiene como misión la recuperación y dinamización del área urbana de la ciudad comprendida entre el castillo Santa Bárbara y el castillo San Fernando, dentro del marco de la Dirección General de Fondos Comunitarios del Ministerio de Hacienda y Administraciones públicas, en el Programa Operativo Fondo Europeo de Desarrollo Regional del crecimiento sostenible 2014-2020.

Comparte este contenido: