El General de Alicante lidera los trasplantes de riñón de donantes con anticuerpos frente al virus de hepatitis C

Se trata del primer centro en llevar a cabo esta técnica de donación en Europa. En España, un total de 36 pacientes han recibido un órgano procedente de este tipo de donante con el virus de la hepatitis C, por lo que estos datos sitúan al General de Alicante como líder en este procedimiento y pionero también en España.

LCV. Alicante / 12 de noviembre de 2019

"El virus de la hepatitis C puede ser transmitido a través del órgano trasplantado, por lo que, hasta hace poco, los donantes con el virus de la hepatitis C eran descartados sistemáticamente ante el riesgo de transmisión de la infección", ha explicado el responsable de la Unidad de Trasplante Renal del Hospital General de Alicante, Antonio Franco.

El desarrollo en los últimos años de tratamientos con alta eficacia contra el virus de la hepatitis C, permitió plantear la realización de estos trasplantes con resultados exitosos en USA, según datos presentados en el Congreso Americano de Trasplante celebrado en Chicago en mayo de 2017. "Ante esta experiencia, se inició un protocolo de actuación en el Hospital General de Alicante para llevar a cabo este tipo de trasplante, con la autorización del Comité Ético del centro y de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT)", ha indicado Franco.

Los profesionales califican como un "gran éxito" estos resultados, ya que con la administración del tratamiento para el virus C en los receptores, ninguno de ellos ha desarrollado enfermedad por el virus de la hepatitis C, ni complicaciones derivadas del tratamiento. "Hemos podido utilizar riñones que hace un tiempo habríamos descartado. Esto permite aumentar la oferta de órganos y, por tanto, reducir la lista de espera de trasplante renal con todo lo que esto supone para un paciente que está esperando un órgano", ha subrayado.

La media de edad de estos donantes con virus de hepatitis C es mucho menor que la media de los donantes habituales en España que, según datos de la ONT, fue de 60 años en 2017, lo que supone órganos con una teórica "mejor funcionalidad", lo que puede repercutir en una mejor recuperación de la función renal en los receptores, como han demostrado algunos estudios realizados en USA.

"La respuesta por parte de los pacientes en lista de espera ha sido muy positiva, tras la información detallada de la posibilidad de reducir el tiempo de espera, y la aceptación de un órgano que, aunque con infección por virus de la hepatitis C, hoy en día no supone un riesgo de desarrollo de la enfermedad con la administración de un tratamiento antiviral eficaz y seguro", ha explicado.

Un procedimiento de éxito gracias al trabajo multidisciplinar

En octubre de 2017 se diseñó un protocolo de actuación pionero en Europa con la participación de un equipo multidisciplinar integrado por las Unidades de Trasplante Renal, Microbiología, Hepatología, Enfermedades Infecciosas y Nefrología. Desde noviembre de 2017, tras contactar con la ONT, los órganos de donantes con anticuerpos contra el virus de la hepatitis C detectados en el territorio español se remiten al HGUA.

El Servicio de Microbiología del Hospital realiza unas pruebas rápidas que permiten diferenciar si el donante presenta una infección actual o pasada por el virus de la hepatitis C. En el caso de infección pasada por el virus de la hepatitis C (sin presencia de virus en sangre), no es preciso el tratamiento, pero se realiza un seguimiento clínico y analítico exhaustivo del receptor. Si, por el contrario, el donante presenta datos de infección actual (presencia del virus en sangre), "se administra tratamiento antiviral al receptor seis horas antes del trasplante y posteriormente durante ocho semanas", ha informado Esperanza Merino, especialista en Enfermedades Infecciosas del Hospital General.

Según explica la doctora María Rodríguez, hepatóloga del centro, la administración de tratamiento antiviral tan precoz consigue que el virus presente en el riñón del donante se erradique y que el receptor no desarrolle infección crónica ni enfermedad por el virus de la hepatitis C, dada la potente actividad antiviral de los tratamientos disponibles en la actualidad. De hecho, "todos los receptores incluidos en nuestro protocolo presentaron ausencia de virus detectable en sangre a partir del segundo o tercer día y la mitad de ellos al día siguiente del trasplante", ha apuntado.

Por otra parte, "a diferencia de las series de Estados Unidos que comenzaron previamente con otros antivirales, hemos utilizado un tratamiento antiviral directo de reciente comercialización, glecaprevir/pibrentasvir, que ofrece como mayor ventaja la excelente actividad frente a los diferentes tipos de virus de la hepatitis C, la no contraindicación de su uso en insuficiencia renal, así como su excelente tolerancia".

Precisamente, el equipo del Hospital General de Alicante ha presentado los resultados de este trabajo en el XLIX Congreso de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), celebrado recientemente en A Coruña, por el que ha sido reconocido con el premio a la Mejor Comunicación Oral.

Comparte este contenido:

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.