Soler afirma que las las medidas de contención del gasto no han supuesto ningún recorte y que no hay servicios básicos afectados

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, ha señalado que "las medidas de contención del gasto no han supuesto ningún recorte, y por lo tanto no existe ningún servicio fundamental que se vea afectado. Se trata de cambios necesarios debido a la nueva coyuntura macroeconómica y al descenso de ingresos provocado por el rechazo de los Presupuestos Generales del Estado 2019, que han supuesto para la Comunitat Valencina una pérdida de más 1.800 millones de euros, incluidas las inversiones estatales y la condonación de la deuda de la Marina".

LCV. Valencia / 15 de octubre de 2019

Vicent Soler ha comparecido a petición propia en Les Corts para explicar las medidas de contención del gasto que el Consell ha tenido que adoptar para garantizar el cumplimiento de las obligaciones pendientes de pago de la Generalitat frente a la situación político-financiera del Estado.

"Voy a ofrecer unas explicaciones serias y rigurosas de las medidas adoptadas por el Consell y, además, voy a hacerlo en el lugar donde se tiene que hacer, en sede parlamentaria, priorizando como siempre la transparencia, que es uno de los ejes de acción de este Consell", ha indicado el conseller.

Tal y como ha señalado, "la adopción de las medidas adoptadas por el Consell se debe a la reducción del marco de ingresos previstos por la no aprobación de los Presupuestos Generales del Estado y al cambio de la situación macroeconómica".

"Se ha producido un cambio de escenario, pasando de una previsión de crecimiento, en octubre 2018 cuando se conformaron los Presupuestos de la Generalitat para 2019, a una situación en la que se rebajan estas previsiones y que dibuja una perspectiva de ralentización, con especial incidencia en el sector inmobiliario", ha matizado Soler.

"Asimismo, otro de los factores que ha influido en la necesidad de adoptar las medidas de contención es la caída de los ingresos que estaban previstos en los Presupuestos Generales del Estado para 2019, y que no pudieron salir adelante debido a la alianza de Partido Popular y Ciudadanos, junto a los independentistas", ha asegurado.

Tal y como ha informado el conseller, "a pesar de las retenciones de crédito realizadas, que solo afectan al último trimestre de 2019, la previsión de gasto hasta final de año es superior al del 2018"-

"Pero además, suponen una diferencia notable frente a otras comunidades autónomas donde se han adoptado medidas mucho más agresivas como el cierre del presupuesto en agosto, en el caso de Cataluña, o en septiembre, en Baleares".

Vicent Soler también ha recordado que el anterior Ejecutivo en la Comunitat Valenciana llevó a cabo 21 recortes directos a los valencianos a lo largo de 10 años, que supusieron la eliminación del 35% de las subvenciones corrientes y de capital y de las inversiones, y que solo entre 2011 y 2013 alcanzaron la cifra de 3.700 millones, "sin dar ningún tipo de explicaciones, ni en Les Corts ni, por consiguiente, a los valencianos", ha señalado Soler.

"Estos recortes afectaron a la dependencia, supusieron la implantación del copago farmaceútico y redujeron el personal docente, las ayudas de comedor, al transporte escolar, al bono libro y aumentaron las tasas universitarias", ha indicado el conseller.

Servicios fundamentales garantizados

Para Soler, "las retenciones suponen un 1,68% del Presupuesto consolidado de la Generalitat y se han adoptado con el fin de contener el crecimiento del gasto dada la coyuntura de los Presupuestos Generales del Estado y de cara a los objetivos de déficit, pero sin que afecten en modo alguno a ningún servicio fundamental, por lo que continuamos trabajando con normalidad para atender a todos los valencianos y valencianas".

Así, la contención en el crecimiento del gasto se realiza sobre partidas que no iban a ejecutarse, por lo que el gasto real continúa estando por encima del de 2018.

El impacto del total de las retenciones de crédito realizadas asciende a 364 millones de euros respecto al presupuesto de 2019 de la Generalitat, que alcanza los 22.834,79 millones de euros, una vez aplicadas las mencionadas retenciones. Esto supone que las conselleries van a poder ejecutar e incrementar el gasto en el presente ejercicio 7.045 millones de euros más sobre los 15.788,84 millones de euros ya ejecutados hasta septiembre de 2019.

"Y esto -ha añadido- también supone que no existe recorte alguno en Educación, que hasta el próximo mes de diciembre podrá ejecutar hasta 602 millones de euros más que en 2018, es decir un 13,2% más. Del mismo modo que en Sanidad, cuyo techo de gasto para 2019 es superior en 372,43 millones al gasto del 2018, es decir un 5,3% más. Y en Igualdad y Políticas Inclusivas el aumento es de 402 millones respecto a 2018, es decir un 35,2% más".

En este sentido, cabe destacar que la evolución del gasto de las conselleries en el momento en que se decidió realizar las retenciones de crédito mostraba ya un incremento del gasto del 4,65% en Educación, del 4,8% en Sanidad, del 31,9% en Igualdad y Políticas Inclusivas y del 17,6% en el resto de consellerias.

"No son recortes"

Vicent Soler ha informado que el presupuesto de la Generalitat de 2019 contiene 131 programas, de los cuales están afectados por retenciones de crédito 85. "De estos, solo 10 podrían considerarse potencialmente como recortes, ya que en el resto de programas el gasto en 2019 es muy superior al gasto ejecutado en 2018", ha informado Soler.

El conseller ha explicado que en seis de estos programas las retenciones vienen justificadas porque el Presupuesto de 2019 es inferior al gasto ejecutado de 2018, por tanto, difícilmente estos programa podría haber gasto por encima del nivel del 2018.

Se trata del programa 422.60 Universidad i Estudios Superiores, en el que el presupuesto de 2019 es inferior al ejecutado de 2018 porque se ha avanzado el pago de 55,6 millones por la deuda histórica de las universidades, y el programa 322.50 Servei Valencià d'Ocupació i Formació que ha visto agotado el Fondo de Garantía Juvenil.

Por su parte, el programa 612.30 Patrimonio de la Generalitat ha visto disminuir su dotación porque ha finalizado la renovación del parque móvil de la Generalitat y por la paralización de las obras del Palau de l'Almirall; mientras que los cambios en el programa 611.10 Dirección y Servicios Generales de la Conselleria d'Hisenda son irrelevantes ya que afectan al gasto corriente de este departamento (Capítulo II).

Asimismo, el programa 631.51 Sector Financiero de la Conselleria d'Hisenda parte de una diferencia sustancial respecto al de 2018, cuando fue necesario aportar al IVF cerca de 50 millones de capital. Finalmente, en el programa 761.10 Ordenación y Promoción Comercial no fue necesario hacer frente a unos compromisos financieros que ya fueron atendidos en 2018.

"En todos los casos, el presupuesto de 2019 ya era de entrada menor al gasto ejecutado en 2018 porque así estaba previsto en las cuentas, ya que estos programas tenían que atender menos compromisos", ha indicado Soler.

"Cirugía fina"

El conseller también ha detallado cuatro programas presupuestarios afectados por retenciones de crédito en los que la ejecución de 2019 sí que va a resultar menor que la de 2018.

Se trata del programa 751.10 Ordenación y Promoción del Turismo, un programa que no se corresponde con ningún servicio fundamental y en el que no ha sido necesario contemplar una ampliación del capital de CACSA.

Respecto al programa 112.00 AVI se ha realizado un gran esfuerzo, por parte del personal de la AVI, para asumir de forma interna servicios que en principio estaba previsto externalizar, lo que ha permitido liberar parte del presupuesto.

El programa 714.20 Ordenación y mejora de la producción agraria, como el Consell de l'Horta se ha constituido este mes de agosto, no ha sido necesario transferir todavía las partidas.

Asimismo, el programa 512.10 Gestión e Infraestructuras de Recursos Hidráulicos, Saneamiento y Depuración de Aguas se debe principalmente a licitaciones pendientes de tramitar del capítulo VI, a que a tres meses de acabar el presupuesto no se ejecutarán.

"Hemos hecho cirugía fina y las retenciones han recaído sobre actuaciones que no era necesario llevar a cabo o no daba tiempo a implementar. En ningún caso se ha dejado de atender ningún servicio fundamental o necesario que estuviera previsto", ha aclarado Soler.

Comparte este contenido: