La Guardia Civil detiene en Elche a un 'okupa' que incendió tres casas prefabricadas

La Guardia Civil ha detenido en Elche a un hombre de 40 años como presunto autor de un delito de daños, por incendios en tres viviendas, un delito de amenazas y un delito de usurpación de vivienda. Se calcula que el valor de los daños oscila entre los 400.000 y los 500.000 euros.

LCV. Elche / 16 de julio de 2019

A principios del mes de junio, en la pedanía ilicitana de La Marina, se produjo un incendio, que afectó a tres casas prefabricadas, de las cuales dos quedaron totalmente calcinadas y la tercera sufrió graves daños.

Debido al estado de siniestro total en el que quedaron dos de las viviendas, se necesitó el apoyo de los Especialistas en Incendios del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil de Valencia, para realizar un análisis más exhaustivo y obtener pruebas de cómo se pudo iniciar este incendio.

A pesar de que los indicios encontrados fueron escasos, las primeras hipótesis apuntaron a que había sido provocado. Las investigaciones se centraron entonces en personas cercanas a las víctimas, como podían ser familiares o vecinos, a los que fueron interrogando y tomando declaración.

Uno de los vecinos que residía en la parcela colindante, propiedad de los afectados por el incendio, levantó las sospechas de los agentes. A través de diversas manifestaciones, averiguaron que este hombre vivía allí de forma ilegal, sin consentimiento de los dueños y que, además, les amenazó varias veces con quemarles la casa con ellos dentro si intentaban echarle.

Cuando llegó el informe de los especialistas, se confirmó la hipótesis de que el fuego había sido provocado, iniciándose primero en una de las viviendas y propagándose después a las otras dos por radiación.

Una vez analizada toda la información, la Guardia Civil pudo concluir que el presunto autor de los hechos era el hombre español de 40 años que residía de forma ilegal en la parcela de al lado. A él se le detuvo como el presunto autor de un delito de daños, un delito de amenazas y un delito de usurpación de vivienda. La valoración de los daños, aun por determinar, oscila entre los 400.000 y los 500.000 euros.

El detenido quedó en libertad con cargos a la espera de juicio, tras prestar declaración, con la obligación de presentarse en los juzgados cuando así sea requerido.

El Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Santa Pola ha sido el encargado de llevar a cabo la investigación, con el apoyo de los Especialistas de Incendios del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil de la Zona de Valencia.

 

Comparte este contenido: