Groserías

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoHay algo de grosero, o de grotesco, según se mire, en el hecho de que Pedro Sánchez quiera como fiscal general del Estado a la que hasta aquí había sido ministra de Justicia. No sé. Que en medio de los impostados esfuerzos pedagógicos que se hacen desde la Administración –la recientemente alumbrada y otras de distinta adscripción ideológica– para vendernos la milonga de que el ministerio público actúa con total independencia del Ejecutivo y de las campañas teóricas que se llevan a cabo para despolitizar el ramo, el presidente del Gobierno haya decidió sacar a Dolores Delgado de la mesa del Consejo para sentarla en la cúspide de la Fiscalía se antoja un salto en el vacío que el tiempo y sus circunstancias pondrán en el lugar que corresponda.

La decencia en la indecencia

LUIS FERNÁNDEZ

Luis FernándezDesgraciadamente mientras siga al frente este Doctor Cum Fraude, a los españoles nos espera un mandato regido por un falso progresista que, sin embargo, obra como un mandatario bolivariano a golpe de decretos llenos de rencor y venganza, como acaba de hacer con Andalucía, feudo de su partido durante décadas, en donde como queda demostrado se han hecho todo tipo de tropelías.

Trastornos de personalidad

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoQue los políticos en ejercicio, y más si lucen galones de gobierno, de representación o de partido, no tienen opiniones privadas si estas se vierten públicamente debería ser algo incuestionable. Sin embargo, es frecuente que se refugien en su malentendido derecho a la privacidad para intentar resolver una flagrante contradicción, subsanar un error de bulto o rectificar una desafortunada intervención que les ha traído no pocos quebraderos de cabeza por su inoportunidad, su manifiesto desconocimiento de la realidad que les rodea o la revelación palmaria de que no están capacitados para regir los destinos de los ciudadanos a los que deberían servir.

Más tila y menos comino

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoTras ocho meses de interinidad y varios años de provisionalidad e incertidumbre, tenemos Gobierno. ¿Pero de verdad lo tenemos? Independientemente de que el ya presidente Pedro Sánchez se haya embarcado en el deshoje de la margarita pese a las prisas que le animaron a convertir la Navidad en un grotesco festival y a las lágrimas de alegría del socio mayoritario Pablo Iglesias, con la sonrojante entrega de un ramo de flores a una compañera enferma, y a ese tono pedagógico y estomagante que empleó en las sesiones de investidura, y a su apresurado reparto de cargos y carguitos entre la parroquia podemita, ¿tenemos Gobierno? ¿Lo tenemos aunque el líder socialistas, haciendo uso de sus atribuciones, prometiera ante el rey cumplir y hacer cumplir la Constitución con la indiscutible legitimidad que le ha otorgado un Parlamento hiperfragmentado e hipertrofiado dada la sobreabundancia de ministerios? Pues sí. Sobre el papel, Gobierno habemus.

Fantasmas navideños

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoFue oír al alcalde de Alicante Luis Barcala mentar la bicha del palacio de congresos en el debate sobre el Estado de la Ciudad y rejuvenecer no menos de veinticinco años. De nuevo se nos aparecía el fantasma que se movió entre el hotel Meliá y La Sangueta para acabar confinado en su propio sudario tras pasar por la ladera del Benacantil, donde todavía es bien visible la herida abierta en el monte. Otra vez el anuncio solemne de un proyecto frustrado en una urbe siempre a medias donde los sueños devienen habitualmente en pesadillas. En el sur, porque el sur también existe, dijo la primera autoridad local que se iba a construir el centro en la década que inauguraremos cuando acabe 2020. En el sur, se supone, porque en el punto cardinal más opuesto ya tenemos el Auditorio de la Diputación ADDA, que no siendo un edifico congresual hace las veces de parche desde que fue ofrecido por el entonces presidente de la Institución Provincial, José Joaquín Ripoll, a la alcaldesa Sonia Castedo.

Agrupémonos todos que viene el lobo

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoInsistimos: ¿Hay por ahí alguna preclara mente capaz de argumentar con razonamientos desprovistos de visceralidad y ayunos de manipulación por qué el presidente del Gobierno en funciones y aspirante a renovar el contrato quiere destruir España? A Pedro Sánchez se le pueden endosar infinidad de hechos más o menos probados, como ser mentiroso, veleta, artero, tramposo, soberbio, opaco, y así hasta agotar el catálogo. Pero acusar de pretender cargarse un país mediante la alianza con el Mal encarnado por los nacionalistas, los separatistas y los filoetarras a un burgués bien casado, que vive tan ricamente del erario desde que salió de la Facultad de Económicas y que tiene la intención de seguir haciéndolo se antoja un despropósito y una desmesura solo comprensibles desde el juego político, en el que ocupa un lugar destacado la persuasión de los incautos mediante la invocación de cuentos infantiles como Caperucita, Los tres cerditos o Los siete cabritillos.

Hacia la Inteligencia Artificial sin pasar por la Otra

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoA juzgar por su aspecto vetusto, los contenedores de basura de mi barrio fueron instalados en la calle por los primeros fenicios. A todas horas se ven voluntariosos ciudadanos provistos de bolsitas de plástico y de botellines de agua, mejorada a veces con detergente, que no dejan deposición alguna de sus mascotas expuesta a las inclemencias del tiempo y al escrutinio del vecindario. Otros, por el contrario, entienden que la vía pública es una letrina al aire libre en la que sus perros, en ocasiones en jauría y de tamaños descomunales, no solo pueden defecar sino que además tienen derecho a que el resultado de su digestión perdure en el lugar elegido –una acera, un alcorque, un parterre– in sécula seculórum.

No es no a la donación de votos

ANA L. BASCHWITZ

Ana L. BaschwitzEn el año 2016, el actual secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, descartó rotundamente y con insistencia formar una gran coalición con el Partido Popular, respondiendo al entonces Presidente de Gobierno Mariano Rajoy: “No es no”. Ahora, tres años después sin Gobierno estable, debería decir “Si es si” a la donación de votos.

En pocas palabras

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoA) Paripé. Vaya por delante que uno participa de la opinión de que en materia política, como en los demás órdenes de la vida, hay que hablar hasta con el diablo, y hasta que se seque la saliva y se agrieten los labios por falta de hidratación, para alcanzar soluciones que satisfagan, si no a la totalidad de los ciudadanos, sí al menos al mayor porcentaje posible de ellos. Porque la alternativa al diálogo es la confrontación paralizante y el encastillamiento en postulados intransigentes que pueden derivar en salidas por la tangente. Y la tangente es un peligroso carril de aceleración por el que suele circular el odio a lomos de carros de combate. Dicho lo cual, la charleta que mantuvieron el portavoz del ultraderechista Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, el líder de Podemos y vicepresidenciable en ciernes Pablo Iglesias y la superviviente y aspirante a sobrevivirse a sí misma en Ciudadanos, Inés Arrimadas, en los agasajos organizados con motivo del Día de la Constitución, resultó de lo más extemporáneo. Después de escuchar las gravísimas descalificaciones y las tremendas acusaciones que se dedican asiduamente los unos a los otros, y viceversa, y que se seguirían prodigando en sus respectivas comparecencias ante los medios de comunicación a renglón seguido, tanta carcajada y tanta complicidad se antojaba un paripé o, lo que es peor, un paripé dentro del paripé que rige las relaciones entre los partidos. No se trata de que se maten a mordiscos en la batalla política, pero hay que mantener cierta circunspección y decoro de cara al respetable que aún les cree respetables. Los besos con lengua sobraron.

El franquisme vigent

CARLES MULET

Carles MuletL’exhumació de les restes de Franco, va entrar com protagonista esperat de la recta final d’una campanya electoral atípica. Amb la també inèdita arribada de Sánchez al poder per mitjà d’una moció de censura, el trasllat de la mòmia va ser el seu gran anunci, aquell cop d’efecte mediàtic per demostrar havia hagut un canvi en la Moncloa. Si Zapatero va suposar una ventada d’aire fresc amb mesures com ara la retirada de les tropes d’Iraq o el matrimoni entre persones del mateix sexe, Sánchez volia tindre també la seua fita emblemàtica.

Para echarse a temblar

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoEl Congreso de los Diputados es en sí mismo un circo a escala nacional en el que se puede ver de todo: desde equilibristas hasta ilusionistas y desde malabaristas hasta payasos. Cuando logra la estabilidad y su funcionamiento no se ve alterado como ahora por la incertidumbre derivada de la incertidumbre, valga la redundancia, por allí desfila toda suerte de especímenes políticos que con mayor o menor fortuna suelen demostrar, con una contumacia digna de elogio si se tratara de atletas en busca de reconocimiento olímpico, que su nivel y su voluntad real de servir al público que los eligió fluctúa entre lo bajo y lo abismal. Se mida con el listón que se quiera.

Cañizares anuncia el fin del mundo

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoLa penúltima diatriba del arzobispo de Valencia cogió al arriba firmante leyendo el libro del catedrático de Historia de la Universidad de Alicante Emilio La Parra sobre el reinado de Fernando VII. Andaba husmeando concretamente en el apartado dedicado a las conspiraciones y revueltas acaecidas durante la última fase de las tropelías del Borbón «deseado y detestado», como subtitula el autor la obra que le valió el XXX Premio Comillas en 2018, cuando tuve conocimiento del contenido de la epístola que Antonio Cañizares acostumbra a remitir a su rebaño todas las semanas.

Perder en las distancias cortas

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoDecía el anuncio de Brummel que en las distancias cortas es donde una colonia de hombre se la juega para acabar recomendando que mejor cuanto más cerca. Y si hay un hombre/hombre en el orbe político tras el líder de Vox Santiago Abascal, o por ahí le anda, ese es su mano derecha Javier Ortega Smith. Después de su, digamos, intervención saboteadora y humillante para las víctimas en el acto convocado por el Ayuntamiento de Madrid con motivo del Día contra la Violencia de Género, el portavoz ultraconservador se la jugó a escasos centímetros de la mujer que le increpaba postrada en una silla de ruedas a consecuencia de los disparos que recibió hace veinte años por parte de su cuñado cuando intentaba proteger a su hermana. Salió perdiendo el hombre/hombre, que es lo que suele ocurrir cuando a) No hay perfume capaz de disimular las provocadoras y casposas emanaciones corporales de un sujeto; y b) Escasean sus argumentos, o estos están directamente basados en la falsedad más grosera y animados por el más insultante de los desprecios y por la necesidad de marcar distancia con lo que la ultraderecha ha dado en denominar «consenso progre».

A propósito de la indecencia

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoDías después de que la Audiencia Provincial de Sevilla condenara a 19 antiguos altos cargos de la Junta de Andalucía, entre ellos los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, por desviación ilegal de fondos del Gobierno autonómico para empresas en crisis hacia otros cometidos y por constituir un sistema espurio de agilización de pagos que vulneraba el procedimiento y se pasaba por la entrepierna los controles económicos, el jefe del Ejecutivo en funciones Pedro Sánchez seguía sin decir esta boca es mía. Han hablado muchos dirigentes socialistas, eso sí, pero solo para echar balones fuera y marcar distancias con la oposición conservadora utilizando argumentos calcados de los empleados por el PP cuando la Justicia le pinta bastos.

Democracia o psoecracia

ANA L. BASCHWITZ

Ana L. BaschwitzSi el diccionario de la Real Academia Española, en su primera acepción, define democracia como «Forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos» y, en la segunda, «País cuya forma de gobierno es una democracia», ahora ha llegado el momento de formalizar un «Tratado de Unidad Nacional» (*).

Procés político versus proceso gástrico

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoTeníamos al Quim Torra irresponsable que promueve las algaradas callejeras causantes de sustanciosas pérdidas económicas y generadoras de coacciones que con el pretexto de la sacrosanta defensa de una supuesta libertad de expresión y manifestación cercenan el derecho al libre albedrío de gran parte de la población que le paga el sueldo. Sabíamos, porque consta con claridad meridiana en sus escritos autógrafos, que el presidente del Govern es un rematado supremacista que destila odio contra la periferia de su propio ombligo. Conocíamos su propensión al martirologio, expresada una y mil veces en sus desiderátums públicos, ora encendidos e incendiarios, ora con el sosiego beatífico de quien se cree en posesión de la Verdad, y su tendencia al desafío por más desasistido que esté en el razonamiento que lo impele y por más obvias que sean sus consecuencias. Nos cabían pocas dudas de que en el fondo de su ser independentista no es otra cosa que un gamberro sin causa que ha elegido la vía hacía ninguna parte para entrar por la puerta grande en la pequeña historia de la estupidez. O por la puerta pequeña en la gran historia de la estupidez contada a los niños.

Chile: “¡No son 30 pesos, son 30 años!”

MIGUEL SORANS

Miguel SoransEsta es una de las tantas consignas que se cantan en las calles de Santiago. Treinta pesos chilenos fue el aumento del metro (subte) que desató la protesta el viernes 18/!10. Voceros del gobierno y la derecha dijeron: “solo son 30 pesos”. Menos de 10 centavos de dólar. Pero fue la gota que rebalsó el vaso, luego de décadas de alta desigualdad social, de un modelo capitalista que viene de la dictadura de Pinochet. Por eso han estallado la juventud y el pueblo trabajador. Millones llevan más de 12 días en las calles exigiendo que se vaya Piñera y reclamando un cambio de fondo del país.

Estrepitosa sinfonía

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoEra de esperar. El abrazo amoroso que sobre el papel pone fin a la desconfianza mutua que después de las penúltimas elecciones generales llegó a poner en boca de Pedro Sánchez que no podría dormir tranquilo si dejaba entrar a Pablo Iglesias en la cocina de la Moncloa ha propiciado un tumulto de dimensiones directamente proporcionales al alcance del preacuerdo. Con la Banca haciendo saltar la Bolsa en los días siguientes a la escenificación del pacto en una clara advertencia al electorado de que el Ibex 35 no comparece en las urnas pero sí decide, y la ultraderecha ahondando profundamente en las consecuencias apocalípticas de un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos que ya formuló Sánchez en 2014 con su proverbial imprudencia, para desdecirse un par de años después, el alboroto se ha convertido en la banda sonora que escuchamos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

Pedro y Pablo: ¿Yabadabadú?

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoLa estridente presidenta del PP en la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, se jactaba de que el bloque de las derechas había superado en votos a sus oponentes de izquierdas a la mañana siguiente de que las urnas devolvieran a los políticos el galimatías corregido y aumentado. Pero mientras hacía su valoración hinchando la vena yugular debió de percatarse de que en dicho conglomerado se encuentra Vox, razón por la cual introdujo apresuradamente la, digamos, subvaloración «aunque no me gusta» en un intento vergonzante de marcar distancias con la ultraderecha que se antoja baldío si nos atenemos al irrefutable hecho de que ambas formaciones, junto a la extinta Ciudadanos, gobiernan ya en varias comunidades, y que los populares se están tragando, en pequeños trozos, cuantos sapos les impone Santiago Abascal.

Pues ya está, pues eso

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoFrancisco Camps, el más impresentable de cuantos políticos han presidido la Comunidad Valenciana, excepción hecha, claro, de Eduardo Zaplana, fue declarado no culpable del delito de cohecho impropio que se le atribuía por aceptar unos trajes de la trama Gürtel cuando esta organización de delincuentes actualmente a buen recaudo apenas asomaba a los medios de comunicación. El entonces jefe del Consell elevó los ojos al cielo raso de la sala en un agradecimiento mudo al Sumo Hacedor nada más escuchar el veredicto del jurado popular que le eximía por un estrecho margen de votos de cualquier tipo de responsabilidad pese a las grabaciones, obscenas desde el punto de vista ético y estético, en las que quedaba palmariamente clara una estrecha amistad con Álvaro Pérez El bigotes, delegado territorial de Francisco Correa, que había negado con la contumacia de un enajenado. Con todo y con ello, la Fiscalía del TSJ no recurrió el fallo por órdenes de la Fiscalía General del Estado, que casualmente estaba supeditada al gobierno del PP que acababa de salir de las urnas. Pues ya está.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.