Descubre si te afecta el nuevo decreto de vivienda y alquiler

JAVIER GÁZQUEZ

Javier Gázquez

La situación que existe actualmente en materia de vivienda ha provocado que el Gobierno de España haya tenido que tomar cartas en el asunto. Por ello, el pasado 19 de diciembre de 2018 entró en vigor un real decreto ley que establecía una serie de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler, las cuales han sido derogadas después de que el 22 de enero el Congreso de los Diputados tumbara la nueva normativa.

Debido a las múltiples dificultades con las que se encuentran muchísimos españoles a la hora de acceder a una vivienda de alquiler, se tuvieron que llevar a cabo modificaciones en diversas previsiones relacionadas con el contrato de alquiler, las cuales podían encontrarse en los cuatro títulos de dicho real decreto ley.

¿Qué novedades había en materia de alquiler?

El Gobierno de España introdujo una serie de cambios en la Ley de Arrendamientos Urbanos relativos al contrato de alquiler. Entre las más importantes estaba la posibilidad de recurrir al arbitraje, es decir, las partes afectadas en un conflicto podrán resolverlo a través de un sistema alternativo a la vía judicial.

Además, en la ley se excluyeron los alquileres de temporada, se reducía la prórroga forzosa a voluntad del arrendatario y se obligaba a los propietarios de una vivienda a inscribir el arrendamiento de la misma en el Registro de la Propiedad, entre otras novedades.

El real decreto key también incluía dos disposiciones transitorias, dos finales y una adicional. Una de las disposiciones transitorias hacía referencia a la no retroactividad de la norma. Esto significa que a los contratos de arrendamiento que hayan tenido lugar antes de que este real decreto ley entrará en vigor, se les continuará aplicando lo establecido en el régimen jurídico vigente en el momento del contrato.

No obstante, en el caso de que las partes hubieran llegado a un acuerdo, y siempre que el mismo no resultara contrario a lo establecido en la ley, esos contratos preexistentes se podrían adaptar al régimen jurídico del Real Decreto Ley 21/2018, de 14 de diciembre, aunque, claramente esta opción ya no está disponible.

¿Cuáles eran las ventajas de registrar la vivienda en el Registro de la Propiedad?

La obligación de registrar un bien inmueble en el Registro de la Propiedad beneficiaba tanto al arrendador como al arrendatario. Hay que tener en cuenta que antes de que entrase en vigor la efímera ley de alquiler, este registro sólo daba un aspecto de legalidad al contrato.

Por un lado, el propietario de la vivienda podría desalojar a los inquilinos en el caso de que no pagasen las mensualidades en torno a diez días, y por otro lado, el inquilino podía seguir en la vivienda aunque esta pasase a tener un nuevo dueño.

Además, el certificado Registro de la Propiedad permite al interesado obtener información sobre cualquier inmueble inscrito en este registro, como por ejemplo cuál es su estado jurídico o quién es el propietario, lo cual sin duda es de gran utilidad.

En definitiva, esta normativa que tan poco tiempo ha durado podía ser de utilidad tanto para arrendatarios como para arrendados, si bien es cierto que durante su vigencia la firma de contratos de alquiler bajo en un 30% según afirman medios especializados.

Así las cosas, son muchas las personas que, habiendo firmado un contrato durante el periodo que ha estado en vigor dicha normativa, se preguntan en que les puede afectar la derogación de la normativa.

Lo cierto es que lo ideal ahora es contar con la ayuda de un asesor o un abogado experto en la materia, pero, en la mayoría de los casos el contrato firmado seguirá teniendo validez pues no deja de ser la voluntad de las partes y por tanto ha de ser respetado.

Comparte este contenido:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar