Casado se apunta al marxismo de Groucho

JESÚS ALONSO

Jesús AlonsoLa estrategia del PP para reconquistar el Gobierno fue mala de solemnidad, pero la que se avecina de cara al intento de recuperar el terreno perdido puede ser una antología del disparate si se parece mínimamente a lo que estamos viendo y oyendo en la fase previa. Tras el severo correctivo sufrido en las elecciones generales, Pablo Casado, al igual que su santo tocayo Pablo de Tarso, ha visto la luz y se ha caído del caballo que montaba llevando a la grupa a Santiago Abascal. Pese a las encuestas y a los pólenes ambientales que presagiaban un fuerte repunte de alergia al PP, el líder de la formación conservadora confiaba en el viento de cola que comenzó a soplar allá por los comicios autonómicos andaluces, cuando Vox propició el cambio tras treinta y seis años de hegemonía socialista con la complicidad avergonzada de Albert Rivera. Sin embargo, el aliento de los ultras se transformó en un santiamén en el plomo en las alas que, junto a la sempiterna corrupción y al cúmulo de barbaridades e insultos dirigidos al oponente, han provocado una catástrofe sin paliativos para sus siglas y aspiraciones.

Si la lógica existiera en materia política, Casado debería estar en su casa desde el minuto siguiente al cierre de los colegios electorales el 28-A. O incluso antes. Pero ha querido el calendario darle, digamos, otra oportunidad. Y al igual que todo paciente tiene derecho a pedir una segunda opinión sobre el estado de su salud, este enfermo real, que no imaginario como el de Moliere, se ha aferrado al placebo de las próximas municipales, autonómicas y europeas para conocer si está o no totalmente desahuciado. La receta para el tránsito intestinal entre una y otra convocatoria, que pasa por predicar el regreso al centro, está siendo de lo más estrambótico. Al menos de momento. Casado necesitaba como agua de mayo, nunca mejor dicho, un relato, aunque sea malo y pueril. Y a ello se ha aplicado.

De un lado, el ya mencionada destello de luz redentora que le cegó y encabritó a su jamelgo para dar con sus huesos en el suelo le ha llevado a abjurar de la extrema derecha, con la que tanto tenía en común antes de la debacle, por el sencillo procedimiento de llamar a las cosas por su nombre. Lo que ha provocado el consiguiente sobresalto en Andalucía, que ha visto en peligro sus presupuestos, y en otras regiones cuyos líderes no le hacen ascos a reeditar en sus territorios y municipios el acuerdo que dejó a Susana Díaz en la cuneta. Y por la otra banda, la reescritura de la historia al alimón con Esperanza Aguirre, cuyo primer capítulo dado a conocer en la conmemoración madrileña de los fusilamiento del 2 de mayo convierte en villano no a Napoleón Bonaparte sino a Mariano Rajoy.

Fue durante los años de gestión del penúltimo presidente del Gobierno cuando comenzó la sangría de votos, dijeron ambos sin que el menor atisbo de sonrojo hiciera aparición sobre sus rostros. Entre otras razones porque si parece claro que Rajoy es, objetivamente, el malo de la película porque era quien tenía la prerrogativa de ver el fútbol en el sofá de la Moncloa, también lo es que su ahora crítico heredero compartía con él mesa, mantel y responsabilidades como la de poner freno a la demoledora corrupción que anidó en su partido ya en tiempos del preclaro patriota Aznar y de su delfina Aguirre. De aquellos polvos, estos lodos, concluyeron la expresidenta madrileña y el frustrado presidente nacional sin más rodeos que los que prevé el género de ciencia ficción.

Lo que sí ha evidenciado Casado, aparte de una preocupante miopía y de un ofensivo desprecio a la inteligencia de aquellos a los que pretende gobernar, es que ha abrazado el marxismo de Groucho, uno de cuyos postulados defendía el intercambio de unos principios por otros en función de que gustaran o no. Poco bagaje es para el muchacho que tan buenas maneras apuntaba ya desde que su deslumbrante expediente académico dejó boquiabierto al resto del alumnado. Como ahora, vamos.

Comparte este contenido:

Comentarios   

0 #1 wuweyejiizus 10-05-2019 14:53
http://mewkid.net/buy-amoxicillin/ - Amoxicillin Online Amoxicillin 500mg Capsules fwo.umos.lacron icavirtual.com. gms.ro http://mewkid.net/buy-amoxicillin/
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.