No hay cama para tanta gente


JUAN NAVARRO 

Juan Navarro El Gran Combo es una agrupación musical de Puerto Rico, fundada en 1960 y que sigue atravesando bien el tiempo y el espacio, independientemente de las modas musicales y dictaduras discográficas. Una de sus composiciones más conocidas fue: “No hay cama pa tanta gente”. El grupo municipal socialista, que encabezaba Elena Martín Crevillen, ha saltado, una vez más, por los aires. Gabriel Echávarri, nuevo secretario general de la agrupación local del PSOE, forzó una votación para obligar a Elena Martín a abandonar el cargo de portavoz.

Lo malo de las subidas fulgurantes es la bajada apoteósica. Uno se acostumbra muy rápidamente a ascender a las alturas, ya lo decía Luis Almarcha: “Juan, a la FETE-UGT le llamamos la escalerilla: sube uno y arrastra hacia arriba a los demás, el problema es cuando el que está arriba se tambalea y cae arrastrando a todos”. Pues algo similar ha ocurrido en el socialismo democrático alicantino. Rodríguez Zapatero se marchó y Leire Pajín cayó en desgracia.

Alarte fue fulminado por Ximo Puig. El compañero Puig; miles de lustros de referente carismático en el socialismo valenciano; ya era líder y alcalde de Morella y compañero con Pepete Asensi Sabater, Alfons Cucó, Cipriá Ciscar, Ernest Nabas, Antoni García Miralles, Clementina Ródenas y su marido, Segundo Brú, “desde su más tierna infancia” usando una frase célebre de mi querido y añorado Antonio Moreno Carrasco.

Lógicamente la secretaria de Organización del socialismo valenciano, Elena Martín, estudiante de ciencias químicas, (Elena, no se lo digas a nadie, pero te puedo dar clases particulares, sin ninguna contrapartida, piénsalo), pues qué quieren que les diga. Dos aspectos distintos de una misma realidad: la futilidad de los cargos.

Gabriel Echávarri, el compañero Echávarri, abogado con despacho en Santa María Mazzarello, junto al Palacio de Justicia; secretario general por la decisión personal del General Franco, tuvo su primera actuación mandando. ¡A ver, que me presenten al grupo municipal! Él sabe mejor que nadie que los últimos reductos, tras el cautivo y desarmado ejército rojo, han ocupado sus últimos reductos los ejércitos nacionales, son la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Alicante. Perdido el gobierno central y el autonómico, sólo queda el Ayuntamiento. Una miseria que administrar, pero bueno, como decía Antonio de Senillosa: “Bienavenurtados los que tocan fondo puesto que, a partir de ahí, sólo queda escarbar". Hasta han desalojado, ¡qué vergüenza!, a Yolanda Parrado, la hija de María Dolores Marco, otra socialista desde su tierna infancia.

Y de eso se trata, de escarbar. Quizá el desencadenante fue la defensa tremebunda, “qué vaivén, qué ajetreo, qué mareo, qué ruina” de Sonia Castedo, actual alcaldesa de Alicante, a Elena Martín, con ese veneno envenenado, cual alumbre de plomo: “No comprendo ni puedo compartir que a la portavoz del partido de la oposición, su partido la esté tratando de esa manera”. ¡Joder, Elenita! Lassaletta acostumbraba a decir: “No me ayudes, yo me hundo solo”.

¡Ay!, Queridos compañeros de partido, qué épocas aquellas en las que teníamos las mayorías absolutas. Recuerdo una tarde, reunido con Moscú en la soledad de su despacho, fumando un Boncalo y degustando un Ballantine’s. Él (Moscú), me decía susurrándome al oído un bolero (la forma más dulce de mentir), “Juan, con la mano derecha tengo que apalancar a Alianza Popular, para que no se desfonde, ya sabes, Juan Antonio Montesinos, Cremades y demás, y por el otro lado tengo que apalancar al PC, ya sabes Salvador Forner y otros; el problema no es gobernar, el problema es que podemos morir de éxito”. Conforme el éxito se acababa, Salva Forner iba, como Pinito del Oro, de trapecio en trapecio. Llegó al CDS y posteriormente, de la mano de Eduardo Zaplana Hernández-Soro, al pesebre común de la derecha valenciana. Justo en su época de director general de universidades sacó la ley del complementillo autonómico, para premiar a propios y amigos. Pero ello merece otro comentario, que no olvide, querido lector, se hará.

Esto me lo decía Moscú en aquellos años que las mayorías absolutas del PSOE; no variaban y se eternizaban en el tiempo. Luego vinieron los gregarios del CDS y excepto Félix Agapito, los demás pasaron por la termomix a Moscú, ¿verdad queridos?. Recuerdo la movida que le montaron Manolo Benabent y el ínclito Gerardo Muñoz Lorente, comercial de la Compañía Telefónica Nacional de España, cuando era un monopolio y no necesitaba comerciales: “Señora, qué desea”, bueno, contestaba la señora: ”Quiero que me pongan un teléfono en casa”, bueno, contestaba Muñoz Lorente: “Firme aquí”. Posteriormente se dedicó a la política y en 1987 consiguieron cinco concejales en el ayuntamiento de Alicante y varios diputados en Valencia, en Les Corts Valencianes. Félix Agapito, el chico de la “tónica”, y demás. Muñoz Lorente y Benabent marcharon a Valencia y le montaron, con el concurso de Juan Lerma y sobre todo de Antonio García, El Sordo, Miralles, un pollo a Moscú que tuvo que abandonar la política y dimitir de presidente de la Diputación.

Bien, de acuerdo a lo que me cuenta algún telefónico, el tal Muñoz Lorente se dedicaba a impedir la actividad sindical en la telefónica a través de susurrar a algún oído a los “tibios”, ché Gerardo, en esta vida todo se sabe y más ahora. Así se escribe la historia, queridos. Ahora va de escritor y se metió en el “camastro común” de la izquierda revolucionaria del Partido Socialista Obrero Español. Manolito Benabent no llegó a tiempo a La Vila Joiosa y Ángel Franco lo echó del paraíso dónde hay llanto y rechinar de dientes. Se fue, el muy cachondo, con Enrique de Diego, a la televisión de Alicante. Claro está, como no hemos oído en Radio Nacional de España a Queipo de Llano, pues ya sabe usted, querido lector.

Bueno, volvamos al tajo. Resulta que el grupo municipal salta por los aires. Y ahora, resuelto el problema ideológico “Estos cambios que estamos haciendo, son cambios basados en la normalidad democrática”, queda el problema crematístico: “Dentro de un mes, la gente hablará del trabajo que estamos haciendo” (Gabriel Echévarri). ¡A ver, qué se cobra aquí!, dice Echévarri, el cual cobra, de acuerdo a la página del Congreso de los Diputados, 5.335,38 € mensuales brutos, más la “cama”, es decir, las prebendas, los “poyaques” (pos ya que está usted aquí), las dietas, dietillas y demás emolumentos y ajustes de masita, que dicen los militares africanos. Cuando le cuentan lo que se cobra en el ayuntamiento, Echávarri, abogado de éxito él, ve el cielo abierto. Ya está, debió pensar. Loles Fernández, Manolo Marín, y ya veremos quién más. Por allí pasaba Miguel Ull, guapo en tiempo pasado, y dijo, “si no lo quiere nadie, para mí”, y lo hicieron portavoz. Y va el prenda y dice: “Yo seguiré cobrando mi pensión, máxima, por ahora…” por supuesto, de 2.576 euros mensuales por catorce pagas”, y queda como dios. Lo que no dice es lo que va a cobrar como portavoz, en Mercalicante, (si es que existe todavía), en Aguas de Alicante, en Emarasa y demás empresas participadas por el Ayuntamiento.

Esto es como lo de Martín Sevilla: “Yo no cobro nada más que las dietas de asistencia al consejo de la CAM”, pero el payo se hacía, con su nena, dos viajes del consejo de la CAM, en grand class, “Azafata, puede usted traer un poco más de caviar y Louis Röderer cristal, para mi señora, ¿sabe usted?”, uno de Gesfinmed y encima cobraba una cantidad de seis cifras por ser presidente de una participada: “¿dónde esta la peseta?”, decía mi, una vez más, mi añorado Antonio Moreno Carrasco.

Bien, ya no se por dónde voy. Estábamos en que, una vez más, se ha montado el pollo en el grupo municipal. Elena Martín, viéndolas venir, dijo: “Pase de mi esta cáliz”, y “la mina, jaboneada, le hizo caso y el varón, saboreándose un buen faso, la siguió chamuyando de pavadas” (Música Edmundo Rivero y letra Iván Diaz, interpretada por Joan Manuel Serrat) y cantándole la canción del fary “Torito bravo, siempre lleva botines, nunca va descalzo”, Elena se plegó e hizo cuentas: mi nene en Valencia, con su sueldesito y su canesú, más las dietillas y yo con mi sueldesito y mis puestos en las participadas, pues como que tengo tres años para pensar en mi futuro.

Ahora tenemos a la quinta maravilla del credo: Pablo Rosser, a Gabriel Moreno, ¡ay “Grabiel!, te lo dije, tú no estás para esto, y alguno más que caerá.

Sola, fané y descangallada/la vi esta madrugada salir del cabaret/ Flaca, dos cuartas de cogote/ Y una percha por escote bajo la nuez.

Ché pito, al menos Ángel Luna, con lo pequeñico que es, fue más listo y se marchó, primero con Pérez Segura (Santiago), luego de director general con Enrique Ortiz, (¡no jodas!), y posteriormente con Hansa Urbana S.A.

Bueno, querido lector, todo no es malo, como estos forajidos, cuyo general Franco los está llevando camino de la “perdisión”. Todavía no entiendo como existe el partido socialista en la ciudad de Alicante. Fiaros de Rubalcaba, que es químico orgánico, y ya veréis la que os espera. Administraréis la miseria, que decía Pepe Cortés, cuando era secretario general de UGT.

Todavía nos queda la música (Eric Burdon), y he descubierto una maravilla, perteneciente al disco “The noise” de Neil Young, que me envía mi amigo Rafael Pérez Galarraga, premio extraordinario de bioquímica por a Universidad Complutense de Madrid y ácrata como quien esto escribe, lo demás no importa.

Se trata de “love and War”

“When I sing about the love and war/I don’t exactly know what I’m saying/I’ve been in love and I’ve seen a lot of war/Seen a lot of people praying”.

Cuando canto acerca del amor y la Guerra, no se exactamente lo que digo. He estado enamorado y he visto cantidad de guerra y cantidad de gente rezando.

Nos leemos próximamente, querido lector. Es bueno descansar de los desmanes de los directivos de la CAM y algunos consejeros, como el catedrático de economía aplicada. Ahora resulta que hay otro catedrático de economía, éste de economía de la empresa y que quiere establecer un debata, al que nunca me niego, pero eso será motivo de la siguiente pastoral. Descansemos de los problemas de la CAM, pero juremos que no habrá paz para los malvados.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

{jcomments on}

Comparte este contenido:

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.