La jauría humana

 

JUAN NAVARRO    

Juan NavarroEl juez de la Audiencia Nacional, Excelentísimo Señor don Javier Gómez Bermúdez, ha imputado al que fue presidente del Consejo de Administración de la CAM, Modesto Crespo Martínez, empresario, y a cuatro altos directivos, miembros del comité de dirección de la citada entidad benéfico social: Roberto López Abad, licenciado en Ciencias Económicas y Máster MBA, director general; María Dolores Amorós Marco, licenciada en Ciencias Económicas por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, directora general sustituta (¿nos aplaudimos?); Vicente Soriano Terol, licenciado en derecho (¿), director general de Recursos y Teófilo Sogorb Pomares, Licenciado en Ciencias Económicas, Profesor Asociado de la Universidad de Alicante y director general de Auditoría, Planificación y Control, es decir, el que manejaba todos los resortes informativos de la Caja.{jcomments on}

Como soy de ciencias, las cosas de letras y leyes me resultan complicadas y no me gusta el mareo, pregunto al que sabe. Y para saber quien es el que sabe en cuestiones de leyes, hay que acudir al especialista en mareos: mi amigo Pepe el Rojo, como le gusta llamarse. Pregunto al abogado ilustre don José Emilio Ferrer Gil: “Juan, imputar significa algo tan sencillo como que el juez ha visto indicios de criminalidad” ¡joder! “en las actuaciones de estas personas; ello no significa que sean culpables, pero hay indicios de que sí lo son”.

Uno de los aspectos que subraya mi amigo y abogado es el referido a la audiencia. No es lo mismo, afirma Ferrer, que lo impute el juzgado de Bollullos, por poner un nombre ficticio, que sea la Audiencia Nacional, competente en delitos especiales tales como terrorismo, blanqueo de dinero, narcotráfico y otros que por su complejidad necesitan de una audiencia especial altamente profesionalizada y dotada de medios. En definitiva no es lo mismo acudir a los juzgados de Benalúa, que verse las caras con un juez, tipo Garzón, Grande Marlasca, Pedraza o Gómez Bermúdez. “Yo de ti, me buscaría un buen abogado”, suelen decir las películas de cine negro americano, queridos compañeros.

A veces la vida es cruel con las fechas y el Juez Gómez Bermúdez ha llamado a declarar al que fue Presidente de la Caja y a los cuatro directivos nombrados anteriormente, el día 10 de julio, un día después de la convocatoria de la asamblea general de la CAM que tiene la difícil papeleta de tomar la decisión proceder a liquidar la entidad bicentenaria fundada en 1877 por Eleuterio Maisonnave Cutayar, alicantino; refundada, en 1940, por Antonio Ramos Carratalá, cartagenero y quebrada, en 2011 por Roberto López Abad, alcoyano.

Repasando la historia de la caja, obviamente los nombres consignados son la parte más visible o conocida del conjunto. No fue únicamente Eleuterio Maisonnave el que fundó el Monte de Piedad, ni Ramos Carratalá el único que estuvo en la fusión de cajas que constituyeron la Caja de Ahorros y Monte de Piedad del Sureste de España, hubo otras personas que con su esfuerzo, trabajo e inteligencia, colaboraron al buen fin de la operación, de acuerdo a términos bancarios.

Obviamente no fue sólo López Abad, Amorós Marco, Soriano Terol, Crespo Martínez y Sogorb Pomares quienes llevaron a la ruina a la cuarta caja de España. Hubo más gente; hubo más ruido.

Procedemos a enumerar los actores de este drama:

Pasen y vean

El sábado 24 de mayo de 2008, día de María Auxiliadora, de gran predicamento entre los alicantinos y la familia salesiana, don Roberto López Abad director general de la CAM, convocó a todos los directivos; altos, medios y demás familia, a una macro reunión en IFA. Una recomendación: “ropa casual y sin corbata”, obviamente recomendado a Vicente Soriano Terol, entonces secretario general y responsable de comunicación, por la consultora Llorente y Cuenca que llevaba la comunicación en la CAM. Soriano Terol, como era habitual en esos eventos, hizo suya la recomendación como dogma de fe y el mensaje resonó hasta el último recóndito rincón de la zona de influencia de la Caja. “ha dicho el secretario general que debemos ir casual” era la consigna. Asimismo, Llorente y Cuenca, a través de facturas de vértigo, contrataron a la presentadora María Ascario como conductora de la horterada más grande jamás vivida por mí. Todavía resuenan en mis oídos los gritos de Ascario: “Vicente” - refiriéndose a Vicente Sala - “¿dónde estás? ,¡sube al escenario!”. ¿ imaginan ustedes a semejante díscola dirigiéndose a Emilio Botín en semejantes términos?. Vicente Sala subió al escenario pero un rubor coloreaba sus mejillas.

“Somos mediterráneos y ello indica que somos gente permisiva y acogedora; acojamos a Emilio Ontiveros, responsable de economía (sic) de la Universidad Autónoma, el cual tiene muchas cosas que contarnos”. Repitió Ascario.

Ontiveros comenzó su parlamento. Toma aire, recuerda la factura de vértigo que le pasa a la CAM por estar en ese papelón que, como catedrático de economía de empresas, conoce, pero claro, el “bisness es el bisness”, y comenzó su plática. “Y después de trasladaros mi tremenda satisfacción por el estado de la tercera caja de España y dentro de poco la segunda, quiero decir que os invito a que hagáis como yo, puesto que las cuotas participadas de la CAM es el mejor producto financiero que, en este momento, está al alcance de inversores que desconocen la bolsa. Es una inversión segura; tan segura que estoy pensando en invertir cien mil euros; ¡haced como yo!”.

El delirio, la locura, el patio de butacas se venía abajo. Emilio Ontiveros se atusó su bigote y miró hacia delante. Debió pensar que fácil es engañar a los pueblerinos. Posiblemente pensó en la película “los tramposos” interpretada por toni Leblanc.

¡Ché pito, más cornás da el hambre!, debió pensar el miembro del consejo de administración de AFI (Analistas financieros internacionales) , fundada por Ontiveros: José Pina Galiana, director general de inversiones de la CAM. ¿no lo sabían?. ¡Ay! Querido Alfonso, que puta es la vida!.
Pero lo bueno estaba por venir.

“Ardor guerrero vibra en nuestras voces/y de amor patrio henchido el corazón/entonemos el himno sacrosanto/ del deber, de la patria y del honor/ ¡Honor!”

Así estaba la peña, henchida de amor patrio y cajero. “Ché, eso es demasiado, Roberto nos lo ha dicho y Ontiveros confirma que el confía en las cuotas; ¡qué necesitamos más!” Agustín Llorca se levantó de su asiento, en lo más alto del mecano instalado en IFA y prorrumpió en mil y un aplausos. Sólo le faltó gritar: ¡”Viva la madre que os parió!”. Casi se cae por la escalera y hubiese sido necesario el SAMU.

Pero lo bueno estaba por venir, como dije antes.

Ascario continúa: “Tenemos entre nosotros a don Luis de Guindos Jurado, eminente economista; (me gustaría saber qué universidad le dio el título), el cual es responsable como presidente de Lehmann Brothers España, de colocar las cuotas CAM en el mercado.

Luis de Guindos, comenzó y terminó su alocución diciendo: -“Es el mejor producto financiero que conozco. ¡Compren!”. Me recordó a Javier Gurruchaga en “Viaje con nosotros”. ¡”Quien compra nuestro billete, compra la felicidad!”.

El día no daba para más. Después de la “movida”, la gente optó por irse. Los que vivían más lejos, terminaron pronto para coger el avión; la CAM movilizó a todos los jefes de oficina, desde la Seu d’Urgell hasta Huelva, y otros, los más cercanos quedaron en tomar unas copas. En definitiva hoy podemos afirmar:

Taparon su cara/con un blanco lienzo/ y unos sollozando y otros en silencio/ de la triste alcoba todos se salieron.

Descanse en paz.

Como adelanto de la próxima entrega: “Cortez the Killer”, maravillosa canción de Neil Young que recomiendo se acerque, querido lector , a discos Merlín en el edificio Maristas.

¿Saben que ahí, en Cabo Cortez (Qué putada llamarle a Hernán Cortes, Cortez), pero bueno, Rafael Galea Expósito quiso levantar lo que el Pocero levantó en Seseña y Roberto López Abad, cuando visitó la urbanización, exclamó: “quiero seis oficinas aquí”.

“He came dancing across the wáter
With his galleons and guns
Looking for the new world
In that place in the sun
On the shore lay Moctezuma
With his coca leaves and pearls
In this halls he often wondered
With the secrets of the worlds”

“Él llegó bailando a través del agua
Con sus galeones y cañones
Buscando el nuevo mundo
En este lugar en el sol
Y en la orilla descansaba Moctezuma
Con sus hojas de coca y sus perlas
Y en esos espacios, él a menudo se preguntaba
Los secretos del mundo

Nos leemos, querido lector, la próxima vez, y contaremos los yesaires, pavimentadores, mozos de zafas, aficionados, trabucaires, monosabios y demás. Les auguro que estén atentos a nuevas entregas puesto que va a ser apasionante. Decía Gary Oldman en “Leon, el Profesional”, dirigida por el maestro Luc Besson e interpretada por Oldmann, Natalie Portman con sus deliciosos catorce años y Jean Reno, “Me encantan los momentos tranquilos antes de la tormenta”.

Hablaremos de uno de los intérpretes de este desastre: Rafael Galea Exposito y de Ángel Luna y de otro mercenario: Iturriaga, al cual, me dicen, yo no me lo creo, que después de encalomarse con unos y otros, le dieron una fiesta sorpresa en las calendas de julio. ¡Ché pito, eres el copón!, que diría Pambimbo.

Comparte este contenido:

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.