Una lipotimía tras ser preguntado sobre si Camps será o no juzgado frustra la carrera del pulpo de Benalmádena

El pulpo no podrá volver a ejercer como adivino después del estrés que le provocó el último encargo

El pulpo no podrá volver a ejercer como adivino después del estrés que le provocó el último encargo

Iker, el pulpo del acuario de Benalmádena que sustituye en las  predicciones a su congénere alemán Pol, sufrió ayer una grave lipotimia tras ser preguntado sobre si el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, se sentará o no en el banquillo por el “caso Gürtel”. El cefalópodo, ya muy estresado después de dictar sentencia respecto a la semifinal de la Champions que disputan el Barça y el Real Madrid, fue trasladado al veterinario al observar sus cuidadores que empezaba a cambiar de color. “Es algo habitual en estos entrañables animalitos”, dijo a La badana el doctor que le atiende, “pero en el caso que nos ocupa el pobre bicho parecía un faro de señales”. Iker, que lógicamente, no pudo dar la respuesta que se le pedía, se recupera satisfactoriamente en la UCI, pero nunca jamás podrá recobrar sus facultades adivinatorias. Adena y Greenpeace han anunciado acciones contra los preguntadores, todos ellos miembros del PP y el PSOE, y no descartan elevar una demanda ante el Tribunal de los Derechos Pulpanos por malos tratos.

Esta entrada fue publicada en general y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *