Un grupo de turistas estadounidenses visita la casa de los Pujol creyendo que era la Sagrada Familia

El grupo de turistas de Delaware sigue por el pasillo a Jordi Pujol, que les iba a mostrar el alicatado del baño de su casa, una de las obras cumbre del interiorista del clan

El grupo de turistas de Delaware sigue por el pasillo a Jordi Pujol, que les iba a mostrar el alicatado del baño de su casa, una de las obras cumbre del interiorista del clan

‘Se habla tanto de ellos que creíamos que eran la Sagrada Familia’. Así de explícito se mostraba ayer Tom Tolabah, uno de los cincuenta turistas norteamericanos integrantes de un grupo llegado expresamente desde Delaware para admirar la obra cumbre de Gaudí que, engañados por uno de los hijos del clan Pujol, que se había hecho pasar por el mismísimo arquitecto catalán, y con la complicidad del resto de la banda, pagaron un desorbitado precio por la entrada que les debía franquear el acceso a la casa del expresidente del Govern Jordi Pujol y su esposa Marta Ferrusola. Los expedicionarios no sospecharon nada hasta que la propia matriarca les abrió la puerta a la que les había conducido la guía -casualmente una de las hijas del matrimonio-  y les hizo pasar al salón-comedor, una amplia estancia decorada con paisajes suizos, donde les sometió a un exahustivo interrogatorio sobre su lugar de procedencia, a la sazón el más importante paraíso fiscal de los Estados Unidos. ‘Ni una pastita nos sacaron para acompañar el agua de grifo que nos sirvieron a precio de Carabaña’, lamenta mister Tolabah, que ha anunciado que presentará una denuncia pero no sabe dónde.

Esta entrada fue publicada en general y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *